Los ojos del bebé

El bebé ha nacido con los ojos claros: ¿será su color definitivo?

Si ambos tenéis los ojos oscuros y el peque ha nacido con los ojos claritos, debes saber que esto es algo que les ocurre a muchos bebés al nacer. ¿Quieres saber por qué sucede esto y si será su color definitivo? Descubre también si esto tiene algo que ver con la lactancia materna.

bebe
Fuente: iStock

Es muy habitual que, aunque la mayoría de padres tenga los ojos marrones, muchos niños nazcan con un color de ojos claro, entre azulado y grisáceo. Este suceso lleva a muchas personas a preguntarse por qué ocurre esto si ambos tienen los ojos oscuros y si ese será el tono definitivo que tendrá el pequeño en sus ojos. Veamos por qué sucede y cuándo un niño adquiere su color final.

¿Por qué ocurre esto?

Independientemente del color de ojos de los padres, es posible que tu hijo en su nacimiento tenga los ojos azulados. Esto tiene que ver directamente con la melanina, que es la sustancia que se encarga de dar color a la piel, los ojos y el pelo. ¿Qué ocurre con ella entonces? Pues que, al nacer, las células que la fabrican todavía están aún inmaduras y por ello producen menos cantidad de pigmento. Esta falta de pigmentación se irá desarrollando hasta alcanzar el color definitivo.

¿A qué edad tendrá el bebé su color de ojos definitivo?

Según vayan pasando los meses, los ojos del bebé se irán oscureciendo hasta llegar a tener su color final, el cual lo definirá entre los 6 y 9 meses de edad.

Este color en realidad está determinado por varios factores: el primero, la genética. Pero también por la luz de su entorno. Es por ello que también se explicaría que, en el nacimiento, los ojos de un niño sean más claritos porque durante su gestación ha estado en oscuridad dentro del útero de su madre.

Cuando llega por fin al mundo, la luz comienza a estimular la producción de pigmento y el iris comienza a modificarse hasta alcanzar el color determinado por su ADN, que a su vez depende de la genética de los padres.

Si los melanocitos segregan una cantidad escasa de melanina, el resultado más probable será que el niño tenga los ojos azules. Si tal cantidad es algo mayor, puede ser que los ojos sean verdes. Por último, si aún es superior, lo normal es que sean de color marrón o negro.

En cuanto a lo que tiene que ver con la probabilidad, como ya apuntábamos, el color está determinado por los genes. Y en este aspecto, los colores oscuros son los genes dominantes y los azules, los recesivos. Además, hay que tener en cuenta que lo más habitual es que si los padres tienen el mismo color de ojos, su hijo también los tenga de tal tonalidad.

La leyenda del color de ojos según la lactancia materna

A veces existen creencias que pasan de generación en generación y la realidad es que no dejan de ser precisamente, eso: mitos. En este sentido, mucha gente he llegado a pensar que el color de ojos más claro con el que nacen algunos bebés se debe a la lactancia materna, pero como decimos, no es así.

Realmente, lo único que ocurre es que el período de lactancia exclusiva, momento en el que el pequeño solo se alimenta de leche materna, dura aproximadamente unos seis meses. Tiempo que prácticamente coincide con la etapa en la que los ojos se oscurecen debido a la maduración de los melanocitos. Esto quiere decir que no tiene nada que ver con la alimentación que siga el bebé.

También te puede interesar:
foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Vídeo de la semana

Continúa leyendo