Comunicación no verbal

Cómo entender los mensajes del bebé

Bebé y mamá se comunican en un lenguaje secreto. Pero hay misterios que una madre no entiende. Su bebé los comparte con los demás bebés y, a simple vista, parecen incomprensibles:

Cómo entender los mensajes del bebé

¿Por qué huele así, por qué pega la cabeza a los barrotes mientras duerme, por qué se chupa los pies...? Algunos encuentran su respuesta en la biología, pero no todos se pueden explicar.

Más allá de conocer el origen biológico de algunos de los comportamientos del bebé, no hay fórmulas mágicas para entender a los bebés, ni manuales, ni códigos. Hay un poquito de intuición, si dejamos nuestra razón aparte, y mucha, mucha observación.

Los últimos estudios en neurociencia demuestran que los padres están química y emocionalmente preparados para atender a las señales de su bebé, y los bebés están química y emocionalmente dirigidos a sus padres. Leemos las señales de nuestro hijo en un recóndito lugar fuera del mundo consciente, según estas investigaciones. Pero esta predisposición biológica no sirve de nada si no la actualizamos mediante la observación diaria de nuestro hijo.

Todas las respuestas están en el bebé: cómo duerme, cómo llora, cómo come... Nos está hablando. La clave está en observar y confiar, con paciencia. Nuestro bebé evoluciona continuamente y nosotros, como padres, también.

 

¿Por qué le gusta tanto al bebé estar desnudo?

Ellos se relacionan con el mundo con todo el cuerpo, reciben información del exterior a través de miles de receptores repartidos por toda su anatomía, así que cuando los vestimos es como si les pusiéramos un gran guante: por una parte los protegemos del exterior y por otra limitamos su sensibilidad y zona de contacto con el mundo.

 

¿Por qué se hace pipí en cuanto le quitas el pañal?

Cuando les quitamos el pañal los pequeños se sienten más cómodos, les hacemos caricias, se relajan... Y se hacen pipí. Pero ahí no queda todo. Algunas corrientes creen que lo único de lo que se sienten dueños los niños es justo de su pis y de su caca. Hacerse pipí al quitarle el pañal puede interpretarse como que... ¡nos regalan lo único que tienen! Por eso, nada de mostrar enfado: agradecer el regalo y a otra cosa.

 

¿Por qué se lo lleva todo a la boca?

Los bebés conocen las cosas a través de la boca. Es un escáner que proporciona mucha más información que las manos o la vista. Se llevan las cosas a la boca para 'interiorizar' lo que ven, experimentarlo dentro de su cuerpo y terminar de construir la imagen que han visto fuera. Es un proceso muy complejo que hay que respetar en la medida de lo posible, siempre que no suponga un peligro para el niño.

 

¿Por qué le tranquiliza más la voz de un hombre?

Aparte de la voz de la madre, los sonidos que escucha el feto en el útero son de baja frecuencia, como la voz masculina. Los sonidos graves le ayudan a relajarse y a regular su ritmo cardiaco.

 

¿Y por qué le atraen más los sonidos agudos?

La frecuencia aguda estimula al cerebro a captar mayor información, a aprender. La voz de la madre, primera voz que escucha el feto en el útero, es aguda. También lo es la música en general.

 

¿Por qué se chupa los pies continuamente?

Cuando se chupa los pies, el bebé entiende dos cosas: primero, la forma, el sabor, el tacto..., segundo, ¡que son suyos! Acaba de llegar al extremo final de su cuerpo, está terminando de construir su esquema corporal y empezando a entenderse como un algo completo y separado del resto del mundo.

 

¿Por qué aparece por las mañanas con la cabeza pegada a los barrotes de la cuna?

Precisamente, cuanto más grande es la cuna, más normal es que los pequeños tengan este comportamiento. Han pasado nueve meses en un lugar cálido, oscuro y cada vez más apretadito, por lo que los grandes espacios sin límites físicos les generan inseguridad.

Hay bebés que simplemente necesitan sentirse arropados por todas partes y otros que necesitan sentir el tope en la cabeza para sentirse seguros, se dice que como recuerdo de los meses que pasaron en posición cefálica en el vientre materno, tocando la pelvis de su madre.

Cuando a veces están durmiendo y se sobresaltan, puede tener que ver con esta sensación de estar en el vacío, o con sentir desprotegida parte de su cuerpo (boca abajo no les pasa nunca). Coger alguna cosita con su mano también responde a esta necesidad de sentirse seguros.

¿Por qué el bebé huele siempre a pan recién hecho?

El olor del bebé es otra estrategia de la naturaleza para ayudar a crear el vínculo entre las madres y los hijos. Las hembras de los mamíferos (entre las que nos encontramos) reconocen a sus hijos por el olor. Tan profundo y dirigido al instinto es el olor que desprenden los bebés, que despierta el instinto maternal no sólo en la madre, sino en muchas personas, hombres y mujeres, invitándoles a cuidar de él.

A la inversa también se da, aunque nosotras no olamos tan bien: nada más nacer, los bebés son capaces de reconocer a su madre por el olor, y les parece el olor más maravilloso del mundo.

 

¿Por qué se agarra con tanta fuerza a nuestro dedo?

Se trata del reflejo de prensión que tienen todos los recién nacidos y que podemos observar también en la planta de los pies. Aunque este reflejo no tenga ahora excesiva utilidad, se piensa que proviene de un estadio muy primitivo de nuestra evolución, cuando aún utilizábamos las cuatro extremidades para desplazarnos, como los simios. Para sobrevivir y mantener el vínculo con la madre, el bebé tenía que asirse a ella por el pelo del cuerpo (entonces lo teníamos por todas partes), ya que ella necesitaba las extremidades delanteras para desplazarse.

 

¿Por qué sonríe mientras duerme?

Hay expertos que aseguran que las sonrisas nocturnas no son más que fruto de la relajación muscular de la boca (es una zona que trabaja mucho durante el día); otros defienden que la sonrisa es el reflejo de un dulce sueño. Las ecografías en 3D han demostrado que ya en el útero los pequeños sonríen y sueñan, o al menos entran en esa fase en la que se tienen sueños, y que se puede apreciar en el movimiento de los ojos debajo de los párpados.

 

¿Y a qué sonríe cuando sonríe a la nada?

Igual está pensando en las caricias de mamá, o quizás simplemente se siente calentito y satisfecho y por eso se ríe. Pero, en realidad, no lo sabemos: aún hay secretos que quedan para él.

Asesora: Sonia Moreno, matrona en el centro de salud de Paiporta, Valencia.

 

Etiquetas: bebé, lenguaje

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS