Para fortalecer al bebé

Juegos de estimulación en casa, pero respetando sus ritmos

4 minutos

Te proponemos ejercicios para que tu bebé trabaje músculos y articulaciones que aún no puede mover por sí mismo. Debes planteártelo como un juego y no forzar su aprendizaje: cada niño tiene su propio ritmo evolutivo.

Juegos de estimulación en casa

"El desarrollo infantil es un proceso dinámico y complejo. Los tres primeros años de vida son fundamentales para el desarrollo del cerebro. En ellos, el niño configura sus habilidades psicomotoras, cognitivas, lingüísticas, afectivas, emocionales, sociales y de autonomía. La evolución correcta de estas habilidades le posibilitan una interacción equilibrada consigo mismo y con el mundo que le rodea," explican los autores Rosa María Iglesias, Rafael Sanz y Marisol Justo del libro 'Desarrollo, estimulación del niño de 0 a 3 años'.

Cuanto más pequeño sea, menor ha de ser la duración de la actividad y más rápido el cambio de una a otra.

Información a través de los sentidos

Para descubrir el mundo y desarrollarse correctamente, el bebé necesita recibir información a través de los sentidos. Y para perfeccionar esos sentidos, hay que ofrecerle estímulos visuales y sonoros y, de manera especial, sensaciones táctiles a través de caricias y divertidas sesiones de gimnasia.

Hay muchas actividades sencillas que se pueden hacer en casa. Con los ejercicios que proponemos conseguirás que tu pequeño trabaje músculos y articulaciones que todavía no puede mover por sí mismo. Ahora bien, todos los ejercicios se tienen que realizarse siempre como un juego.

No olvides que cada niño tiene su propio ritmo evolutivo: no hay que forzar el aprendizaje, ni pretender actividades para las que su musculatura aún no está preparada.

 

Aspectos que conviene estimular el primer año

Desarrollo psicomotor del bebé

  • Fortalecer el tono muscular del cuerpo: con el bebé tumbado boca arriba, flexionar sus piernas con suavidad hasta presionar el abdomen y volver a estirarlas.
  • Ejercitar el cambio de postura y el equilibrio: tumbar al bebé sobre tu estómago y colocar en su línea de visión un muñeco que le guste. Dirigir sus manos para que lo explore y después desplazarlo arriba, abajo, a un lado y al otro.
  • Explorar con las manos: ofrecer al bebé objetos y juguetes pequeños (muñequitos de trapo, pañuelos sensoriales, sonajeros...) Dirigir su mano para que lo explore y agarre.
  •  Experimentar sensaciones: mojar las manos al bebé con agua fría y después con agua calentita.

Desarrollo cognitivo del bebé

  • Atrapar y sujetar objetos para mejorar la coordinación de la vista y las manos: colocar en su manita una pulsera de cascabeles y cerrarle los ojos. Sujetarle la mano y agitarla ligeramente para obtener el sonido.
  • Seguir con la vista un objeto en movimiento: escenificar una conversación con un muñeco de guiñol y moverlo lentamente dentro del campo visual del bebé.
  • Agitar objetos y golpearlos contra una superficie: ofrecerle un balón hinchable pequeño. Dirigir sus manitas abiertas para mostrarle cómo agarrarlo. Dejar caer la pelota o lanzarla para que observe el recorrido. Después ofrecérsela para que imite la acción.
  • Observar las consecuencias de sus acciones: con el bebé en el regazo, mover su mano para accionar el interruptor para encender o apagar la luz.

Desarrollo del lenguaje

  • Localizar sonidos: utilizar un móvil en su cunita. Cada 5 días cambia el lugar donde se coloca.
  • Favorecer la producción de sonidos: repetir cualquier sonido que emita el bebé. Hacer turnos como si se estableciera un diálogo entre los dos.
  • Atender cuando le llaman: llamarle con frecuencia pronunciando su nombre, primero por un lado y después por el otro.
  • Variar el tono, el volumen y la proporción de los sonidos: describir las actividades cotidianas (el baño, el pañal...) utilizando diferentes recursos expresivos como si fueran historias fantásticas.

Desarrollo afectivo, emocional y social

  • Afianzar la relación afectiva con personas de su entorno: mecer al bebé en brazos y susurrarle una nana con el objetivo de disfrutar ambos del momento afectivo.
  • Participar en juego interactivos: jugar a hacer "palmas palmitas", dirigiendo las manos del bebé mientras se canta la canción.
  • Imitar expresiones faciales: siempre que el bebé sonríe, aunque sea de forma involuntaria, el adulto debe reír a carcajadas con gran alborozo.
  • Sonreír y patalear ante objetos y personas conocidas: jugar con el bebé a desaparecer y aparecer en el espejo.

Desarrollo de la autonomía

  • Llevar a la boca la mano que sostiene un objeto: poner al alcance del bebé mordedores con anilla redonda para que explore y manipule.
  • Colocar las manos alrededor del biberón: al comenzar la toma, poner las manos del bebé alrededor del biberón y a medida que vaya terminando el contenido, retira un poco la sujeción.
  • Aceptar la cuchara: colocar una cuchara entre los juguetes del bebé y jugar a mostrársela a varias distancias.
  • Permitir el aseo y el vestido: realizar el cambio del pañal sin prisa, con movimientos suaves, gestos afectivos y palabras cariñosas. Explicar la acción que se realiza y alabar la colaboración del bebé al permitir el aseo.

Etiquetas: bebé, estimulación, estimulación bebés, juegos

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS