Vídeo de la semana

Natación para bebés

La música en matronatación

En algunas clases de matronatación la música se está incorporando como un elemento más de los ejercicios de los niños y sus padres en la piscina. ¿Sabes qué aporta la música a las clases de adaptación acuática para bebés y cómo se utiliza?

Las clases de matronatación son muy diferentes a otros grupos de aprendizaje en natación.

La actividad de los bebés en la piscina debe ser atractiva y divertida, llena de colores para conseguir un entorno agradable, lúdico y familiar.

En ellas se debe cuidar el entorno al máximo para que esté adaptado a las necesidades del bebé: el porcentaje de cloración del agua, la temperatura dentro y fuera de la piscina…

Una forma muy útil de conseguir un ambiente agradable y divertido es utilizar la música, no sólo para dar ambiente, sino como parte de los ejercicios y juegos que se realizan en cada sesión.

Pon música en tu vida

Desde bebés, ponemos música a los niños en casa, en el coche, en la guardería... la ponemos para que se relajen, para aprender cantando con ellos, para jugar... Sabemos que la música es muy divertida y gratificante para los más pequeños de la casa. ¿Por qué no ampliar esa diversión también a la piscina?

La música tiene la capacidad de recrear un determinado ambiente que puede acompañar a los ejercicios que el monitor haya planeado en cada sesión. Así, en función de los ejercicios que quiere hacer, el monitor pone música relajante o instrumental, música rítmica o canciones infantiles.

Es una forma eficaz y divertida de estimular a los bebés y fijar el ritmo de la clase. Y además, las mamás y papás que participan con sus hijos también se motivan más y disfrutan más de la clase.

Qué música elige el monitor

Si lo que quiere es realizar ejercicios de flotación o hablar con las mamás para explicarles los ejercicios tranquilamente, lo más adecuado sería la música clásica y recrear un ambiente relajante. Este tipo de música también sirve para ejercicios relajados y de intensidad baja para el bebé. Proporcionan calma y serenidad.

En los momentos de juegos más movidos, la música rítmica e infantil estimula al bebé y crea un ambiente más dinámico.

Además, la música infantil tiene la ventaja de que se puede cantar a los niños, lo que permite tanto trabajar la psicomotricidad como crear un ambiente familiar muy especial dentro del agua.
Todo amor y cariño será bien recibido por los pequeños “nadadores”.

Francisco Sánchez Aguilar, monitor de natación y matronatación en Pamplona. www.natacionparabebes.com

 

 

Continúa leyendo