Ser Padres

María Castro: El bebé no va a estar bien si tú no estás bien

Charlamos con la actriz y madre de dos niñas sobre cómo está llevando la lactancia con su hija pequeña respecto a su experiencia con su hija mayor, qué tipo de alimentación sigue apoyada en la ingesta de multivitamínicos como Femibion para complementar su nutrición mientras da el pecho y qué consejos les daría a futuras mamás.

Autor: SER PADRES PARA FEMIBION
En la maternidad son muchas las dudas que nos asaltan y las veces que nos preguntamos si lo estaremos haciendo bien, pero muchas veces olvidamos que todo es cuestión de relativizar porque como madres y padres siempre tratamos de ofrecer nuestra mejor versión. Sobre todo esto, en base a su experiencia como madre de dos niñas, charlamos con María Castro, quien además nos cuenta cómo lleva la lactancia de su segunda hija con respecto a la primera y desvela la importancia que tiene en esto llevar una buena alimentación apoyada en multivitamínicos como Femibion para complementar sus necesidades de una manera saludable.

¿Hay algo que te hubiera gustado saber cuándo empezaste a dar el pecho?

Que las cosas no son siempre tan fáciles. Que pueden salir mal, que pueden salir grietas, que puede haber complicaciones y que no todo es “foto de dar de mamar y todo tan placentero”. Es placentero después, pero al principio es doloroso y si no te lo dicen parece que lo haces mal. Entonces te sientes culpable y te preguntas “¿por qué a mi?”, “¿por qué me duele?”, pues porque le pasa a la mayoría. Entonces, a mí de alguna manera saberlo me relaja. Y luego el hecho de tener una asesora de lactancia, que con Olivia la tuve y con Maya no. Si tuviera un tercero creo que la tendría desde el primer día a mi lado, al menos los tres primeros días para hacerlo bien desde el principio y a ver si así evitaría las grietas en esta tercera ocasión.

¿Cómo te cuidas mental y físicamente para dar el pecho?

Mentalmente lo llevo bien. Ya digo que soy una persona optimista por naturaleza, entonces me dedico a relativizar, todo el día estoy relativizando. Cuando me viene un pensamiento negativo siempre busco el positivo, el contrario y funciona, así voy tachando. Tengo mis momentos, pero de verdad que son pocos porque soy una persona muy vitalista, siempre he sido así, desde niña.
Físicamente, aparte de cuidarme el suelo pélvico –que he vuelto ahora porque en verano tuve que dejarlo por las películas, porque no tenía más horas al día– desde que pasó el momento de recuperación de la cesárea, que fueron unos dos meses, y empecé a fortalecerlo como lo hice antes de dar a luz porque creo que es necesario y es el gran olvidado el suelo pélvico; a nivel alimentación como muy equilibrado. No solo por el pecho sino porque tengo dos hijas que me ven comer, entonces al final es el ejemplo que des. No puedo a ellas ponerlas un plato y yo al lado comerme una hamburguesa cochina. Comemos todos los mismo, lo hacemos de forma variada y equilibrada y lo que hago es complementarlo con Femibion. Yo ya lo había tomado durante la planificación del embarazo para “preparar la camita” como digo yo, luego durante el embarazo y ahora el número 3 en la lactancia, entonces es un complemento multivitamínico que uso aparte de la alimentación sana y equilibrada que es fundamental.

¿Sigues alguna alimentación especial por el hecho de dar el pecho a tu hija?

No. Además, si me seguís en Instagram ya lo veis porque cada día en los stories pongo la receta que hago porque me gusta mucho innovar y no repetir, así que siempre hago algo con verduras y a veces intento que sean camufladas, no porque no le gustan a Maya pero simplemente por ver el color verde en el plato puede decir “¿esto qué es?” Y entonces pues las disfrazo y comen de todo. Olivia come muy bien, yo creo que es la que mejor come de toda la familia.

¿Has notado muchos cambios desde la lactancia con tu primera hija a la segunda?

Sí hay diferencias, además de los arranques que tuve grietas en los dos y en la segunda parte del pecho con edema, tuve mucha más seguridad en la segunda. Ya sabes identificar cuando está comiendo, sabes identificar cuando te usa de chupete, estás mucho más tranquila con la postura y mucho más relajada, no coges posturas viciadas, tratas de ponerte cómoda antes de empezar porque antes decía mucho “un momento y le doy” y aprendí que era mejor no, me pongo cómoda porque al final son muchas veces, muchos momentos al día y es mejor mi cojín de lactancia, el codo apoyado para soportar el peso de la cabeza, etc.
Y la diferencia básica es que Maya quiso chupete y Olivia no, por lo que yo soy consciente que hay muchas veces que Olivia no tiene mucha hambre, pero no tiene nada que la calme. De hecho, si no le doy el pecho la pobre coge su tantita de apego y la muerde. Me da tanta pena que al final se lo doy y claro, eso se nota. A Maya por ejemplo le encantaba el chupete y a los ocho meses y medio dejó de mamar, yo creo que no fue tan demandante a nivel de pecho. Sí comió pecho exclusivo como Olivia hasta los 6, pero luego a los 8 yo le daba leche con cereal que ahora no lo hice y luego le daba el chupito y al poco empezó como a rechazarme el pecho y empezó el destete paulativo, no tuve que quitarle el pecho yo, fue ella solita. Yo no quería todavía, es más, lo intentaba un día tras otro, pero cerraba la boca. También es verdad que pasó por un momento de mocos y como ellos hacen el vacío al chupar debió pensar si yo ya no necesito esto, no me hace falta y empezó a cerrar la boca. Coincidió que empecé a trabajar mucho justo ahí y dije pues bien porque ya no se lo tuve que quitar yo pero con Olivia ya ha hecho el año y ahí seguimos, tiene pinta de que va a querer hasta los 18.

¿Tienes algún consejo para las madres que están a punto de dar a luz y tienen dudas de si dar o no el pecho?

Seguir cada uno el rumbo que quiere seguir con el apoyo de tu marido, de tu mujer o quien tengas al lado, tú sola o el apoyo familiar de tus padres o de quien tú quieras. Que seas tú dueña de tus decisiones. Que si decides dar de mamar fenomenal, que si no quieres dar de mamar, fenomenal también. Que si empiezas a dar de mamar y se complica la cosa y lo tienes que dejar pues tampoco pasa nada. Al final la lactancia, aunque sea dura al principio, luego tiene que ser placentera y dulce, si es esclava, horrible y te va a costar a ti que a nivel psicológico no estés bien el bebé lo va a notar, él no va a estar bien si tú no estás bien. Al final es una cadena de cosas, tienes que estar fuerte, tienes que estar sana, tienes que alimentarte bien, tienes que querer así que yo creo que tienen que querer las dos, tanto el bebé como la mamá. Estar de acuerdo, ser uña y carne y decir “voy a por esto” si apetece y sino pues bien también.
Y luego prestar atención a las grietas, protegerse mucho. Yo me protegí con cremitas, con la propia leche, dejarlo mucho al aire para que se cure, mejor que estar tapado y húmedo y ánimo.

¿Hay alguna prenda u objeto que recomiendes para estar más cómoda dando el pecho?

Más que por comodidad, para que mostrase apego a otra cosa para cuando yo no estaba le puse siempre una muselina. Lo hice también con Maya, siempre que daba de mamar le ponía la muselina cerca. Y esa muselina, que aún la tiene y está la pobre súper debilucha, es la que tiene desde siempre, desde que nació. Cuando yo me tuve que ir a trabajar y le tenían que dar el biberón que nos costó muchísimo encontrar uno que le gustara, si le cogían en brazos lloraba y los rechazaba así que al final lo que hacían era que le ponían en la hamaca para darle el biberón con la mantita suya cerca y fue como empezó a coger el biberón, porque era cogerla en brazos y se retorcía, pensaba si me coges me das teta, sino no me cojas. Así encontramos la manera, con la muselina y sin tocarla mucho.

¿Supiste de la importancia del ácido fólico desde que empezaste a planificar tus embarazos? ¿Tomaste Femibion durante todo el proceso de embarazo?

Sí, por mi hermana. Tengo una hermana mayor y ella fue la que me dijo, “si algún día estáis pensando, tómate ácido fólico para que la camita esté fuerte”, ella me lo dijo así.  Ella tomaba Femibion, como además se que tiene Metafolín para esas mujeres que no metabolizan bien el ácido fólico y yo no sabía si me pasaría o no porque eso no lo sabes hasta que te pones a intentar quedarte embarazada así que opté por ello yo también. Y como me fue tan bien repetí porque lo que me va tan bien no lo cambio por si acaso. Así que así seguimos, ahí estamos con la caja de Femibion 3.

¿Estás tomando alguna vitamina perinatal mientras das el pecho?

Debería estar tomando algo que me hiciese estar despierta todo el día pero como eso creo que no existe… simplemente me alimento bien y mi comprimido y cápsula de Femibion 3. La tomo por la mañana porque sino se me olvida, que soy un desastre, y así con el desayuno ya estoy reforzada todo el día.
619e3c285cafe8348278c696

Femibion

¿Crees que aún hay mucha desinformación y mitos en torno a la lactancia en la sociedad o piensas que por fin algo está cambiando para que se normalice en todos los aspectos?

Cada día está más normalizada la cosa porque ya se lee más y el hecho de que en redes sociales de vean estas estampas, se cuenten, se compartan las dudas y demás creo que hace muy bien a todos. Alba Padró, que es la que más sabe del mundo tetilla del mundo mundial tiene una sección en stories que pone cada día preguntas de madres y siempre que lo veo porque me entra la curiosidad y miro, ves que las preguntas son las mismas para todas, nos preguntamos todas lo mismo. O te las has hecho, o te las haces ahora o seguro que te las vas a hacer en algún momento. Entonces el hecho de dar visibilidad, contar, normalizar, etc, ayuda mucho a no tener que meterte en un wáter a dar de mamar porque es algo natural, humano y tan animal, no? Yo es que he dado de mamar en cada sitio que no te puedes ni imaginar, pero es que un día me meten en la jaula de los leones porque lo hago donde cuadre, cómo cuadre y cuando sea porque al final si tu bebé tiene hambre o necesita la teta para algo, ¿por qué no se la vas a dar?

¿Te gustaría añadir alguna cosa más?

Decir que al final todo el mundo sabe. ¿Pedir ayuda y consejo? Siempre. ¿Hacer lo que uno quiere después? También, porque al final nadie quiere más a ese ser vivo que la mamá, las mamás o los papás. Entonces creo que es fundamental que, una vez que tomemos una decisión, no nos culpabilicemos con “¿qué habría pasado su hubiéramos tomado la contraria?” porque no lo vamos a saber. Hemos decidido esto porque creemos que es lo mejor para nuestro hijo o nuestra hija, pues adelante porque seguro que es lo correcto, no hay que estar con la duda y la culpa detrás que es algo con lo que somos muy pesados y yo creo que lo hacemos lo mejor que sabemos y lo mejor que se puede, así que, todos somos los mejores padres y madres del mundo.
Femibion® está siempre a tu lado, desde la planificación familiar hasta la lactancia. Ahora con más nutrientes seleccionados para un aporte a medida en cada fase de tu embarazo: aportan folato* (ácido fólico y Metafolin®) y otros nutrientes seleccionados; y Femibion 2 & 3 además proporcionan DHA**. Los complementos alimenticios de Femibion no deben utilizarse como sustitutos de una dieta variada y equilibrada y un estilo de vida saludable. No superar la dosis diaria recomendada (1 comprimido en Femibion 1, y 1 comprimido + 1 cápsula en Femibion 2 y 3). Metafolin® es una marca registrada por Merck KGaA, Darmstadt, Alemania y bajo licencia. Mantener fuera del alcance de los niños más pequeños. No deben ser consumidos por niños. ADVERTENCIAS: Femibion 3 no debe tomarse durante el primer trimestre del embarazo por su contenido en vitamina A.
*La ingesta suplementaria de ácido fólico incrementa el nivel de folato materno. Un nivel bajo de folato materno es un factor de riesgo en el desarrollo de defectos en el tubo neural en el feto en desarrollo. Por lo tanto, se recomienda que las mujeres tomen 400 µg de ácido fólico suplementario al día durante un período de al menos un mes antes de la concepción y hasta tres meses después. Existen muchos factores de riesgo en el desarrollo de defectos del tubo neural. La alteración de un solo factor puede o no tener un efecto beneficioso. El folato también contribuye al crecimiento del tejido materno durante el embarazo.
**La ingesta materna de ácido docosahexaenoico (DHA) contribuye al desarrollo normal del cerebro y de los ojos del feto y del bebé lactante alimentado con leche materna. Los efectos beneficiosos se obtienen con una ingesta diaria de 200 mg de DHA, además de la ingesta diaria recomendada de 250 mg de ácidos grasos omega-3 para adultos (DHA + EPA)
tracking