Ser Padres

Qué es y cómo prevenir la deshidratación del bebé

La deshidratación es la pérdida excesiva de agua y sales minerales del organismo. La causa más frecuente en los bebés es la gastroenteritis, pero también los biberones mal preparados y el calor, por lo que debemos tener especial cuidado en los meses de verano.

La causa más frecuente de la deshidratación en los bebés es la gastroenteritis, porque con los vómitos y la diarrea se pierde mucha agua y también pueden causar deshidratación los biberones mal preparados, con más polvo del debido y la fiebre alta. En cuanto a los meses de verano, el calor aumenta y también debemos preocuparnos de que no le afecte a nuestro bebé, sabiendo que no pueden hablar y, por lo tanto, pedirnos alimento. Todo esto debe ser objeto de un especial cuidado en nuestros hijos, dado que sus cuerpos necesitan más agua que los nuestros y son más porpensos que nosotros a sufrir deshidratación.
En cuanto a los síntomas de deshidratación, los principales son:

¿Cómo debemos actuar ante una deshidratación?

¿Cómo se previene? Para evitar la deshidratación, cuando el bebé tiene diarrea o vómitos o las temperaturas son más altas, hay que dar al bebé una solución rehidratante. Si suda, es importante ofrecerle agua, siempre que tenga más de seis meses. Si todavía no es tan mayor, debemos ofrecerle leche materna o fórmulas que rehidraten al pequeño.
¿Cuándo hay que ir a urgencias? Si el bebé no acepta la solución o la vomita y, sobre todo, si presenta algún signo de deshidratación, hay que llevarle al hospital sin pérdida de tiempo. El tratamiento a seguir consistirá en:
tracking