Ser Padres

¿Cómo saber si el bebé está preparado para empezar con el Baby Led Weaning?

Este método para iniciar la alimentación complementaria está causando furor en los últimos años, especialmente por ser considerado respetuoso con los tiempos del bebé.

El mejor alimento que pueden recibir los bebés es la leche materna. De hecho, la Organización Mundial de la Salud recomienda la lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses de vida, para después ir combinándola con más alimentos sólidos hasta que cumplan uno o dos años. Aunque la leche materna todavía sigue siendo un pilar fundamental para la nutrición del niño, a partir de esa edad se pueden ir introduciendo ciertas comidas de manera progresiva. El Baby Led Weaning es una técnica que cada vez más familias utilizan para que sean los menores los que, de forma controlada, puedan dirigir el progreso y, de esta manera, aprendan a autorregular su apetito y no desarrollen aversiones a texturas o sabores. Pero, ¿cómo se puede saber que están preparados para comenzar con este método de alimentación complementaria?

¿Cuándo introducir la alimentación complementaria?

Según la Asociación Española de Pediatría el momento ideal es cuando el bebé es capaz de sentarse por sí mismo y de coger comida con la mano para llevársela a la boca. Aunque también es primordial que haya desaparecido el reflejo de extrusión, es decir, aquel que les hace expulsar todo lo que no sea líquido con la lengua. Si todo esto ya ha ocurrido y el bebé muestra interés por los alimentos, es posible comenzar a introducirlos de manera gradual y en pequeñas cantidades, siempre estando alerta a posibles alergias.
Aunque se tiende a pensar que todos los alimentos que los bebés ingieren tienen que estar triturados, el número de profesionales que recomienda el Baby Led Weaning no deja de crecer. Esto no es otra cosa que sentar a los niños en la mesa junto a la familia a las horas de las comidas y ofrecerles alimentos sólidos cortados en trozos adecuados a su desarrollo psicomotor y que, siempre bajo la supervisión de un adulto, sean ellos mismos los que gestionen su alimentación. Eso sí, hay que estar preparados para limpiar el estropicio cada vez que se pretenda introducir un nuevo ingrediente a su menú, ya que los más pequeños experimentarán con ellos con las manos antes de llevárselos a la boca para descubrir su sabor. Y no, los niños no se quedan con hambre ni tienen carencias nutricionales, dado que la leche materna sigue siendo su principal fuente de alimentación. Los purés o papillas probablemente les hagan ingerir más nutrientes de una sola sentada, pero este método es respetuoso con tiempos de los bebés y tiene muchos beneficios para ellos.

¿Qué beneficios tiene el Baby Led Weaning?

La Asociación Española de Pediatría recalca que “no se han encontrado diferencias en las calorías totales ingeridas entre uno y otro método.” Aunque sí existe disparidad en cuanto al efecto del Baby Led Weaning en el aumento de peso, lo cual indica que puede ser una buena estrategia para fomentar hábitos saludables desde la primera infancia. Permite que el niño no rechace menos alimentos y aprenda a identificar su sensación de saciedad. Además, favorece el desarrollo de sus capacidades motoras, la coordinación mano-ojo y la masticación. 

Periodista especializada en cultura y nuevas tendencias. Siempre he querido contar aquellas historias que cambiarán el mundo, y quienes sin duda definirán el mañana serán los niños de hoy.

tracking