Bebé

El ABC de la siesta del bebé

¿Es necesario que los niños duerman la siesta? ¿Cuánto debe durar? ¿En qué les beneficia? ¿Cómo sabemos si duerme lo suficiente?… Resolvemos estas dudas.

El ABC de la siesta del bebé

A sus dos años y medio, Mario era el campeón de dormir la siesta. Según su madre, podía durar hasta dos horas seguidas cuando terminaba de comer, aunque a diez metros de él hubiera un concierto de heavy o el vecino de arriba decidiera taladrar toda la casa. Por eso le extraña que de un día para otro haya decidido saltarse o acortar ese sueño que tanto le gustaba tras el que se despertaba con energía suficiente como para correr una maratón infantil. ¿Por qué de repente ya no le gusta tanto dormir la siesta?

¿Es necesaria?

Los bebés sí que la necesitan, pero en los niños un poco más mayorcitos no, al menos no en el sentido de “obligatoria”. Sin embargo, la mayoría de los peques de entre dos y tres años continúa durmiéndola si adquirieron el hábito cuando eran más pequeños, porque se sienten mejor si la duermen. En cualquier caso, su cuerpo es el que responderá a la pregunta de si la necesita o no: en caso de que esté cansado o irritable unas horas antes de que llegue la noche, seguramente necesita una siesta. De lo contrario, no hay por qué obligarle.

¿Es beneficiosa?

Como en los adultos, la siesta les sirve para recargar pilas. Aunque no sea totalmente imprescindible, quienes la duermen se encontrarán por las tardes más relajados, con más energía e incluso más receptivos al aprendizaje (según un estudio de la Agencia Espacial Norteamericana -NASA-, aumenta la capacidad de concentración).

¿Cuánto debería durar?

A medida que crecen, los niños van necesitando menos horas de sueño nocturno y diurno. Entre los dos y los tres años la mayoría duerme de una a dos horas de sueño diurno (dos horas los que acaban de cumplir dos años y cerca de una o menos quienes se aproximan a los tres años). En cualquier caso, se trata de medias que no todos los niños cumplen: es posible que a esta edad haya quien duerma un poco más y también quien ya no se eche prácticamente siesta porque no la necesita.

¿Cómo sabemos si duerme lo suficiente?

Podemos sumar las horas que duerme diariamente. Si el resultado es alrededor de 12 en total, no le puede estar faltando sueño. Sin embargo, hay niños que no necesitan dormir tanto. Para saber si tienen suficiente con lo que duermen podemos fijarnos en su comportamiento. Si el más gamberro de su clase está alicaído y sin ganas de trastadas por las tardes, seguramente es que no está durmiendo todo lo que necesita y le hace falta una siesta diaria algo más larga. Al igual que si está irritado o le duele con frecuencia la cabeza y ya hemos descartado cualquier problema médico. De lo contrario, si está tranquilo, juguetón y como siempre, es que está durmiendo las horas que realmente necesita.

Asesora: Rosa Jové, psicóloga infantil y autora del libro Dormir sin lágrimas: dejarle llorar no es la solución (editorial La Esfera de los libros).

 

Etiquetas: dormir al bebé

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS