Educación

Querido bebé, te voy a enseñar a SER

Si quieres enseñar algo importante a tus hijos enséñales a SER, así con mayúsculas, pues como ya rezaba un estudio elaborado en 1972, ahí reside la auténtica educación del futuro.

Querido bebé, te voy a enseñar a SER

Aprender a ser no significa aprender a ser mejor, ni siquiera aprender a ser lo que la sociedad espera de nosotros; significa aprender a desplegar nuestras posibilidades individuales para que cada uno alcance su plenitud. Esta idea, que como reconoce un informe podría parecer “de naturaleza individualista” y una amenaza para la sociedad, no lo es: “La experiencia reciente demuestra que es a veces la mejor oportunidad de progreso para las sociedades. La diversidad de personalidades, la autonomía y el espíritu de iniciativa, e incluso el gusto por la provocación, son garantes de la creatividad y la innovación”, concluye.

¿Cómo ponerlo en práctica?

¿Podemos enseñar a un hijo a ser? No podemos enseñarle algo que ya es, pero en nuestra mano está permitir que el niño vaya desplegando su potencial y eso es algo que tiene mucho que ver con valorarlo y aceptarlo. Por ejemplo, cuando estamos planeando con él un proyecto (un hogar para sus dinosaurios, por ejemplo), la forma en que respetamos sus ideas y les damos valor es clave.

Dejar al niño que experimente: “Hay que permitirles aprender de la experiencia, y esto implica situaciones en las que puedan elegir”, recuerda la profesora María José Berlanga. No solo en el juego, sino en la vida cotidiana. “A la hora de vestirlo no vamos a decirle que elija su ropa, pero si le vamos a poner un polo podemos darle a elegir entre el blanco y el verde, por ejemplo”, ilustra.

Errores a evitar:

  • Evitar la frustración: La frustración es natural y la autoestima crece no cuando todo sale bien, sino cuando el niño es capaz de enfrentarse a dificultades y superarlas.
  • Obviar sus puntos fuertes y remarcar los débiles. Hay que hacer todo lo contrario, porque a través de sus puntos fuertes encuentra mayores posibilidades de expresión y creación. ¿Su punto fuerte es el dibujo, el baile, la palabra, la empatía con otros? Permitámosle explorar y comunicarse de todas las formas posibles.

 

Etiquetas: aprendizaje, autoestima, bebé, hijo, juegos

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS