Para mamás ciclistas

Cómo llevar al bebé en bici

Si el bebé tiene ocho meses, ya puede montar en bicicleta. Sólo necesitas una sillita cómoda para llevarlo de forma segura y seguir los consejos que te damos a continuación.

También te puede interesar: Tipos de sillas para llevar al bebé en bicicleta
Sillitas para llevar al bebé en bici

¿Quién dijo que al tener un bebé debas olvidarte de montar en bici? Los bebés pueden ir en una silla especial acoplada a la bici desde, aproximadamente, los ocho meses. Eso sí, es condición indispensable que el niño pueda mantenerse sentado con estabilidad. Podrá viajar en la silla hasta que pese unos 25 kilos.

Consejos para montar en bici con el bebé

- A muchos padres les da miedo pensar que pueden caerse con su bebé. Por eso, antes de montar en bici con el niño, es buena idea hacer un simulacro: coloca un peso parecido al de tu hijo en la sillita y da una vuelta para ver cómo te adaptas al nuevo sentido del equilibrio. Así te sentirás más seguro.

- En la primera salida, elige una ruta que conozcas con anterioridad para no encontrarte con ningún imprevisto. A ser posible, el recorrido ha de ser sencillo y llano.

- Haz paradas cada cierto tiempo.

- No te olvides del casco tanto para el niño como para ti. Este de debe ser compacto, resistente, con aberturas de ventilación y lo más ligero posible para que el niño se sienta cómodo. Hay que cerciorarse de que se ajusta perfectamente a su cabecita y de que lo lleva puesto en todo momento.

¿Qué silla utilizo para llevar en bici a mi hijo?

No todas las sillitas para bebés son adaptables a todos los tipos de bicicleta, por lo que antes de comprarla, hay que informarse bien. Debe incorporar un arnés que el niño llevará atado en todo momento, ya que un frenazo puede desestabilizarle, si no está bien sujeto por los cinturones de seguridad. Además, ha de contar con un reposapiés y protección lateral, para evitar que los pantalones, zapatos o cordones del pequeño se enganchen a los radios de la rueda.

Se pueden adquirir en tiendas de puericultura, de deporte y en grandes almacenes. Existen tres tipos:

- Las que se colocan en la parte de atrás: son más voluminosas y llevan un respaldo más alto. Esto permite que el niño vaya muy cómodo y que pueda recostarse y dormir si le entra el sueño durante la ruta.

- Las que se fijan en la barra central: los fabricantes de este tipo de silla aseguran que son las más estables, porque en el centro de la bici se encuentra el centro de gravedad y es más difícil que se desequilibre por el peso.

- Las que se sujetan en el manillar: el adulto puede controlar a su hijo en todo momento. Se suelen usar sobre todo con los bebés más chiquititos.

 

Etiquetas: bebé

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS