Vídeo de la semana

Carácter y personalidad

El temperamento de tu bebé determinará su personalidad adulta

Un nuevo estudio determina que la forma en que tratemos a los bebés, determinará ciertos rasgos de su personalidad futura. En concreto, habla sobre la inhibición de su temperamento y sobre cómo esto afecta a su carácter.

bebe
Fuente: Istock

La gran pregunta sin respuesta: ¿nacemos con una personalidad y un carácter definidos o nos lo van inculcando a través de la educación y la sociedad? Parece que ahora estamos un poquito más cerca que antes de encontrar una respuesta válida y basada en la ciencia. Y es que, son muchos los estudios científicos encargados de averiguar diferentes datos sobre el cerebro, el carácter y las emociones humanas.

El último que hemos conocido tiene que ver con el temperamento de los bebés y su relación con algunos rasgos de su personalidad adulta. En concreto el estudio, llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Maryland o College Park, entre otros, analizó a lo largo de los años a diferentes personas y conectaron el temperamento que tenían de bebés con algunas formas de relacionarse cuando volvieron al laboratorio siendo, primero adolescentes y posteriormente adultos.

El estudio, tal y como afirman los propios científicos, es una buena herramienta para ayudar a identificar a niños propensos a sufrir más psicopatologías (como depresión y ansiedad) en la edad adulta. De hecho, así lo afirma el Dr. Fox, uno de los investigadores: “hemos estudiado la biología de la inhibición del comportamiento a lo largo del tiempo y está claro que tiene profunda influencia en el resultado del desarrollo posterior”.

¿Qué es el temperamento?

Pero, ¿qué es exactamente el ‘temperamento’? Tal y como afirma el estudio, publicado en el National Institutes of Health, con temperamento se están refiriendo a esas diferentes maneras de actuar emocional y conductualmente que tiene cada persona y que tienen una base biológica. Este temperamento sirve, en la infancia, como base de la personalidad posterior. Yendo un paso más allá, el informe especifica que hay diferentes tipos de temperamento y uno de ellos es el llamado ‘Inhibición del comportamiento’ (BI por sus siglas en inglés), en el que se centraron.

Tal y como informan los propios investigadores, este temperamento se caracteriza porque la persona desarrolla un comportamiento cauteloso, miedoso y evasivo hacia las personas, objetos y situaciones desconocidas.

Pues bien, después de que los bebés con este tipo de temperamento volviesen al laboratorio siendo adultos (concretamente a los 26 años de edad), los investigadores concluyeron que las personas con temperamento BI en la infancia, tienen mayor riesgo de desarrollar desórdenes sociales y trastornos de ansiedad en la edad adulta. ¿En qué se traduce esto? En una personalidad más reservada, un número menor de relaciones de amor en los últimos diez años y menor sociabilidad con amigos y familias.

Además de ello, el estudio fue un paso más allá e investigó más datos llegando a la siguiente conclusión: en la segunda visita que estas personas hicieron al laboratorio (con 15 años de edad), se dieron cuenta de que algunas de ellas tendían a ser más negativos frente a los errores. Un rasgo que se tradujo en niveles más altos de depresión y ansiedad en la edad adulta.

¿Cómo se llevó a cabo el estudio?

En primer lugar, los investigadores evaluaron a bebés de 14 meses de edad con BI. Posteriormente, a los 15 años de edad, los participantes regresaron al laboratorio para proporcionar datos neurofisiológicos que se usaron para evaluar su negatividad ante el error. En concreto, esto se hace observando algunas señales eléctricas que llegan al cerebro.

Por último, los participantes regresaron a los 26 años para evaluar aspectos relacionados con sus relaciones sociales, su personalidad, su educación, su empleo y observar si sufrían alguna psicopatología.

Marta Moreno

Marta Moreno

Como dijo Nelson Mandela “la educación es el arma más poderosa que existe para salvar el mundo”. ¿Qué tal si educamos desde el respeto, el amor y en familia?

Continúa leyendo