Madres de Día

Madres de Día: la alternativa a la que recurren muchas familias para conciliar en la pandemia

Las madres de Día son profesionales de la educación que ofrecen un entorno educativo, dentro del hogar, a niños de 0 a 3 años. Su popularidad está creciendo después de la pandemia, por la difícil labor de conciliar la vida familiar y la laboral. Te contamos todo sobre ellas.

No se las puede catalogar dentro del gremio de las cuidadoras domésticas; tampoco son canguros, ni empleadas del hogar: las Madres de Día son profesionales formadas en el mundo de la Educación; a menudo, pedagogas, profesoras, maestras especializadas o psicólogas (y sí, también tienen formación en primeros auxilios). Su único objetivo, tal y como afirman desde la Red Madres de Día es acompañar a niños y niñas en su día a día con respeto, confianza y sencillez “cuidando de que la primera infancia sea una experiencia natural y ofreciendo a las familias una respuesta para afrontar las dificultades cotidianas”. En definitiva, son defensoras de que los niños de la primera infancia se queden en el hogar, pero también de que vayan aprendiendo desde el respeto y el amor.

Las Madres de Día se consolidan como un modelo completamente alternativo a la escuela infantil o guardería: en este caso, los niños acuden a la casa de estas profesionales (quienes suelen tener habilitada alguna estancia a modo de ‘escuela’) y allí aprenden conceptos básicos, se divierten y afianzan el aprendizaje completamente alejados de los colegios.

Sus servicios están pensados para niños de entre 0 y 3 años y no tienen horarios fijos: se rigen por rutinas y, sobre todo, por la preferencia del niño cada día. Y es que, Las Madres de Día siguen pedagogías alternativas como Waldorf, Montessori o, incluso, Pikler y suelen ser bastante reacias a los ratios y los currículos de la escuela tradicional. De hecho, en sus clases, normalmente, no caben más de cuatro alumnos y esto tiene una razón lógica: si por algo se caracterizan es por la intención de brindar apoyo emocional, personalizado y atender las necesidades básicas de cada alumno volcándose íntegramente en él. “Al ofrecer ratios tan reducidas, podemos ofrecer una calidad pedagógica que permite la atención totalmente individualizada y personalizada en su desarrollo”, comentan desde la web de la Red Madres de Día.

Además, aclaran que la jornada se desarrollará en un hogar debidamente adaptado y equipado a un grupo reducido de niños (como decimos, 3 o 4 dependiendo de la edad).

Un modelo consolidado en otros países de Europa

Aunque su nacimiento no es reciente, sí que están tomando mucha popularidad a raíz de la pandemia por coronavirus. ¿Por qué? Porque son muchas las familias que se ven en la incapacidad de quedarse en casa cuidando de sus hijos por motivos laborales y se han consolidado como una alternativa perfecta para evitar contagios por el virus: los niños no necesitan quedarse con sus abuelos u otros familiares, y tampoco asistirán a la guardería o escuela infantil, donde estarían más expuestos.

Este modelo alternativo es bastante común en países europeos como Francia, Suiza o Alemania, donde están subvencionadas por el estado. En España, sin embargo, el servicio está regulado solamente en Navarra, la Comunidad de Madrid y algunas zonas de Galicia aunque están intentando que se regule en la Comunidad Valenciana y, a largo plazo, en el resto de comunidades.

¿Es realmente la solución a la conciliación?

Este modelo alternativo no está pensado como solución a la conciliación familiar: de hecho, no son los padres los que pasan tiempo con sus hijos: ellos los dejan para irse a trabajar. Pero sí que está creciendo su nivel de popularidad ante de falta de medidas que permitan llevar a cabo una conciliación real. De momento, os contamos en este artículo que el teletrabajo podría acercarse un poco a ello, aunque todavía hay mucho camino por recorrer en nuestro país.

Marta Moreno

Marta Moreno

Como dijo Nelson Mandela “la educación es el arma más poderosa que existe para salvar el mundo”. ¿Qué tal si educamos desde el respeto, el amor y en familia?

Continúa leyendo