Sueño

Mamá quiere dormir con el bebé; papá, no. Así es el colecho mixto

¿Qué ocurre cuando los padres no se ponen de acuerdo a la hora de permitir que los niños duerman en su cama? ¿Quién cede? Así se practica el colecho mixto.

colecho mixto

Cuando uno de los dos padres no desea compartir cama con los hijos pero el otro sí, o cuando ambos prefieren que los hijos vayan teniendo su espacio para dormir pero no les disgusta el colecho, se pueden establecer diferentes fórmulas mixtas que contemplen las necesidades de todos y se ajusten a las particularidades de sueño cada etapa.

Una opción muy extendida, por ejemplo, es comenzar la noche con el niño en su cuna y contar con el compromiso de los padres de atenderle si les necesita (es decir, si se despierta, acudimos a su cama o bien puede venir él a la nuestra). De este modo los pequeños se sienten seguros y los padres (y también los niños) pueden disfrutar de la intimidad de su espacio la mayor parte del tiempo.

En cualquier caso, flexibilidad nunca debe ser sinónimo de incoherencia, por lo que resulta también importante respetar los acuerdos tanto por un lado (padres), como por el otro (peques), y con paciencia y cariño reconducir aquellas situaciones que estén dejando de parecerse a lo acordado.

Existen variantes de esta opción que funcionan como soluciones temporales y por lo general cada familia encuentra la que más le conviene en un momento dado. Por ejemplo, cuando uno de los padres se va de viaje, o cuando el niño está malito, muchos optan por dormir durante varios días con él en la cama hasta su completa mejoría. También ante la llegada de un hermanito, algunas familias se “dividen” (mamá con el bebé y papá con el mayor, por ejemplo) durante unos meses, para poder así atender a los dos niños y asegurarse todos un merecido descanso.

Etiquetas: dormir al bebé

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS