Su objeto de consuelo

¿Por qué mi hijo tiene un muñeco favorito?

2 minutos

El oso de peluche, la mantita con la que le arropabas cuando era bebé, un pañuelo o un sonajero viejo que ya ni siquiera suena. ¿Por qué tiene un objeto preferido?

También te puede interesar: Necesitan su objeto de consuelo
niño_muñeco

Cualquier objeto puede ser ese amigo improvisado con el que tu bebé desarrolle un fuerte vínculo de apego: un osito de peluche, esa mantita con la que le tapabs cuando todavía era un bebé, un pañuelo de mamá o un sonajero que ya ni siquiera suena. Pero esto no significa que el pequeño sea inseguro. Más bien se trata de una cuestión de personalidad y, en parte, de facilidad para encariñarse.

"Su muñeco le ayuda a dormir"

Tener cerca ese objeto de consuelo le aporta un bienestar solo comparable al regazo de papá o mamá. Porque lo que ese objeto de consuelo representa para el pequeño no es otra cosa que todo lo bueno de mamá y papá juntos (amor, seguridad, entretenimiento…), pero en formato de bolsillo; es decir, disponible cuando le apetezca. Por eso es mano de santo para mantener la calma en los momentos de enfado o estrés (una visita al médico, un disgustillo…) o también a la hora de dormir. Si además, antes de acostarle y darle su muñeco preferido, le pones un pañal limpio que le mantenga seco toda la noche y le ayude a dormir del tirón hasta mañana, mucho mejor.

 

¡Ni se te ocurra hacerlo desaparecer!

No tiene nada de malo que tu hijo se ayude de objetos que le hacen sentir bien; así que, ni se te ocurra hacerlo desaparecer. Quitar de en medio y sin previo aviso a su peluche favorito solo porque va con él a todas partes no tiene sentido y puede resultar muy doloroso para el pequeño. Incluso cuando parece que ya no hace ni caso a su mantita o lleva días sin pedirla para la siesta, debemos intentar no deshacernos de ella sin permiso ni meterla en la lavadora. En cualquier momento puede volver a necesitarla o, simplemente, echarle un vistazo cariñoso solo para comprobar que sigue ahí.

 

 

No te deshagas de su objeto de consuelo sin permiso, ni siquiera cuando parece que ya no le hace ni caso

Etiquetas: bebé

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS