Las mejores posturas de yoga

Yoga para bebés

El yoga es un disciplina fantástica que los niños practican de forma innata ejercitando, sin saberlo, el desarrollo psicomotriz y el equilibrio, y fortaleciendo sus músculos y desarrollando una mayor flexibilidad.

Pese a que a priori nos cueste creerlo, los bebés parece que saben cómo practicar yoga, incluso antes de dar sus primeros pasos. Y si no, fíjate cuando duermen cómo se giran hacia un lado y hacia otro, hasta quedarse tumbados bocabajo.

Presta atención también a cómo son capaces de levantar las piernas y como cuando el bebé está feliz al estar encima del cambiador o cuando hace el famoso saludo al sol (de pie, firmes, con los brazos estirados por encima de la cabeza) de forma natural cuando juega con sus amigos, como expresando con el lenguaje corporal: "¡Mira qué grande soy!".

No sólo eso. Si hay una posición favorita para los pequeños esa es la de la cobra, que les ayuda a fortalecer los músculos de los brazos y del cuello y les permite otear su entorno más cercano. Y todo eso sin que nadie les haya enseñado aún estas posturas tradicionales de yoga. ¿Increíble, verdad? Pues es cierto. 

Imita a tu bebé para aprender a hacer yoga

Una vez observada su facilidad para la práctica del yoga, si quieres puedes iniciarte en esta disciplina junto a tu pequeño y, por qué no, hasta en un curso con un profesor cualificado. 

Eso sí, mientras tanto el pequeño yogui que tienes en casa te/os puede servir de fuente de inspiración. ¿Cómo? Ten en cuenta que a los niños les encanta que tratemos de imitarles y, si son lo suficientemente mayorcitos, se divierten de lo lindo con este juego –podríamos llamarle de los espejos– en el que, evidentemente, los más patosos somos nosotros, los adultos. 

Además, a partir de los cuatro años, que levante la mano aquel o aquella que es capaz de hacer 'el perrito mirando hacia abajo' sin romperse. 

 

Las ventajas del yoga cuando son más mayores

Además de hacer del yoga una práctica deportiva y de diversión, en el Día Internacional del Yoga te queremos recordar que cuando los niños empiezan a crecer esta disciplina es también una opción ideal por todas las razones que enumeramos a continuación:

-Su práctica elude las situaciones de estrés, proporcionando a quienes lo practican, en un espacio de distensión y juego, herramientas para cultivar la salud del cuerpo, la relajación, la concentración y la conciencia en las necesidades personales.

-Fomenta la salud emocional, ayudando a responder de forma más sana ante los retos que presenta la vida. 

-A nivel emocional, el yoga, a través del trabajo corporal, de técnicas de respiración y el cultivo de la concentración, estimula la calma y la autoconfianza, al tiempo que contribuye a motivar un sueño reparador y profundo.

-A nivel físico y corporal ayuda a fortalecer los músculos y a la vez desarrolla una mayor flexibilidad, algo importantísimo en las etapas del desarrollo infantil.

-Practicar yoga también ayuda a mejorar la función cerebral, puesto que favorece su coordinación, el tiempo de reacción y la capacidad de memoria. A esto se une la mejora de su capacidad para resolver problemas y adquirir información, así como a fomentar la imaginación y la creatividad.

Ya lo sabes. Si a tu hijo le gusta y le motiva el yoga, todo son ventajas. 

 

También te puede interesar:

CONTINÚA LEYENDO