Estimulación

Clases de matronatación para bebés: estimulación en el agua

Te contamos todo lo que hay que saber para que tu hijo disfrute de una clase de matronatación. ¡Como pez en el agua!

Cada vez son más los padres que apuntan a sus bebés a cursos de matronatación por sus enormes beneficios. La mayoría de los cursos son extraescolares pero ya empiezan a aparecer Centros de Educación Infantil que incluyen estas actividades no solo como extra escolares sino dentro de su horario con monitoras especializadas. Piscina adaptada, cambiadores integrados para bebés, duchas adaptadas para bebés y muchas otras particularidades deben comprender las instalaciones de matronatación.

Entre sus principales beneficios destaca el aumento de la capacidad motora, tonificación, coordinación y complicidad con los padres.

La matronatación, también conocida como natación para bebés, es una estimulación acuática a temprana edad a través de juegos y actividades. Casi sin darse cuenta, el bebé comienza a relacionarse con el medio acuático y a reforzar el vínculo afectivo con su acompañante, sea la mamá o el papá.

Las clases de matronatación tienen una duración de una hora. En un primer momento, se trata de un acercamiento al agua, donde lo importante es realizar trabajos con el pequeño dentro del agua, como coger pelotas, abrazar a mamá o a papá, chapotear…

Con el tiempo y la madurez de los peques, los monitores irán introduciendo ejercicios más complejos como cogerse al bordillo por sí solos, saltar desde el bordillo, desplazarse con churros, sumergirse…

El fin último de llevar a los peques a matronatación no debe ser que salgan nadando sino que aprendan a relacionarse con el agua y a no tenerle miedo”, explican desde CEI Monkey.

La matronatación esta de moda, no solo es una manera de pasarlo muy bien con los más pequeños, además tiene múltiples beneficios asociados: incrementa la seguridad del bebé perdiendo el miedo al agua, adquiere nociones de desplazamientos y distancia, mayor sensibilidad a sus propios movimientos y en definitiva mayor coordinación motriz, fortalece vínculos afectivos con los padres, tonifica músculos… y último pero casi más  importante, es una actividad súper divertida

Continúa viendo nuestras galerías