Problemas con la lactancia materna

Frenillo lingual

Cuando el bebé tiene un frenillo lingual corto no puede mover la lengua como es debido para mamar. Le cuesta extraer la leche y al succionar hace daño a la madre.

También te puede interesar: Frenillo lingual y labial, ¿cómo se pueden corregir?
frenillo lingual y lactancia

"Nuestro hijo de 20 días hace tomas muy largas que me causan dolor en los pechos. He tenido puntos blancos y una grieta. En una asociación de apoyo a la lactancia me dijeron que el niño tenía frenillo lingual y que había que operarlo, pero eso me asusta. Me han recomendado usar pezoneras mientras tanto. ¿Se quitará el dolor? ¿El bebé mamará mejor?" pregunta una madre al doctor Carlos González.

"En efecto, esos síntomas que mencionas podrían corresponder a un frenillo lingual", responde el reputado pediatra Carlos González a está mamá. "Si es así, normalmente cuando antes se corte, mejor"

El experto asegura también que "Llamar «operación» al corte del frenillo resulta un poco exagerado. Ponerle pendientes a una niña es casi peor. Por otro lado, es más fácil operar el frenillo en un bebé pequeño que en uno mayor, y si de todos modos es necesario hacerlo, no hay motivo para pasarlo mal durante más tiempo. Hay que tener en cuenta que cuando el pezón duele es probable que al bebé también le duela la boca. Porque el niño está frotando el pecho con la lengua y los labios. Es como si se frota las manos hasta que le duele una: ¡también le dolerá la otra!"

Los problemas de lactancia en un niño con frenillo lingual muchas veces mejoran con el crecimiento, puesto que al bebé le crece al boca y le entra mejor el pecho. Pero también puede ocurrir lo contrario, que aumenten. A veces, durante el primer mes o poco más, la leche sale con mucha facilidad porque todavía se nota el efecto de la subida de la leche. Pero luego, cuando la producción se regula, la leche ya no sale prácticamente sola sino que el bebé debe mamar de verdad para 
extraerla, y entonces empieza a hacer más fuerza, aumenta el dolor durante la toma y disminuye el aumento de peso.



Las pezoneras realmente no ayudan mucho. Las molestias durante la toma pueden disminuir con una posición muy buena. No solo buena, perfecta, con la cabeza del bebé 
claramente inclinada hacia atrás y su cuerpo muy pegado a la madre. La toma será más corta si la madre se comprime el pecho mientras mama. Puedes ver la técnica en la página web de Alba Lactancia Materna, buscando el apartado “manejo de la leche materna”. También puede ser necesario sacarse leche y dársela con jeringuita o como se pueda."

Etiquetas: bebé, frenillo lingual, lactancia, lactancia materna

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS