Patrocinado

4 consejos útiles de la hamaca del bebé

En los primeros meses, los ratitos en los que el bebé no está en la cuna puede descansar en la hamaca, el lugar perfecto para descubrir un mundo estimulante.

Los bebés no descansan solo cuando duermen: también necesitan experiencias relajantes cuando están despiertos. El descanso es absolutamente necesario para todos, grandes y pequeños, y cada persona tenemos nuestros ritmos y necesidades de sueño y reposo.

La hamaca es uno de los productos estrella para regalar dado que resulta muy útil los primeros meses del bebé. Tumbado en su hamaquita, el bebé puede acompañar a la familia en cualquier habitación de la casa, incluso echarse pequeñas siestas. Es una manera de introducirle en nuestras rutinas diarias y no se sentirá aislado. Por ejemplo, mientras hacemos nuestra comida, el bebé puede estar en la cocina con nosotros sentadito en su hamaca.

Si además, la hamaca tiene un balancín para acunar al bebé, ¡se lo pasará bomba! Muchas hamacas disponen de un sistema por el que el niño se mece solito cuando se mueve o un dispositivo mecánico que le acuna al accionarlo, como la hamaca de Disney Baby, comercializada en España por Kids II. Gracias a su movimiento le recordará 'los buenos recuerdos' de estar en el vientre materno. Además cuenta también con sonidos para relajar al pequeño estaremos estimulando.

1. La hamaca que escojamos para el niño ha de tener buena estabilidad en la base y cierres seguros, con estribo antideslizante en el asiento.

2. Si dispone de música y balanceo automático, no debemos abusar de ellos porque se cansan.

3. Durante los primeros meses es importante colocar al bebé completamente tumbado para que su espalda no se resienta. 

4. Nunca debemos colocar al bebé en la hamaca en lugares altos o superficies blandas. Lo mejor es ponerla en el suelo, y en los meses fríos, lo ideal es sobre una alfombra.

Continúa leyendo