Patrocinado

Claves para disfrutar del baño del bebé

El baño del bebé es una estupenda oportunidad para poder transmitir a tu hijo sensaciones de bienestar.

Estar sumergido en agua cálida relaja y agrada al bebé y, hacerlo todos los días la misma hora, como por ejemplo, antes de cenar, le proporciona el ambiente adecuado para disfrutar de un buen descanso nocturno.

El baño diario, sobre todo en los primeros meses de vida, es un momento de mimos y relajación para el bebé y los padres.

Para el recién nacido el baño es mucho más que un tiempo dedicado a los cuidados y a la higiene. Aprovechad la ocasión para darle mimos, afianzar vuestra relación única y también para intentar que peirda el miedo al agua, tan común entre los chiquitines. Antes de empezar a bañarlo debemos de ocupar unos minutos para que coja confianza al agua. Por ejemplo, columpiándole dulcemente en el agua, hablándole y transmitiéndole la sensación agradable del momento. El efecto relajante del baño puede verse también como un sistema excelente para favorecer el sueño, en especial si se hace de noche, antes de la última toma.

¿Cuándo es el mejor momento para el baño?

Casi todas las matronas aconsejan bañar al bebé por la noche para aprovechar su efecto relajante y que el pequeño duerma mejor. No obstante, lo verdaderamente importante es que una vez realizado el primer baño en casa, se haga a una hora más o menos fija para implantar buenos hábitos. También es importante que el baño del bebé no interfiera en las rutinas o trabajo de la madre. Se trata de crear un momento relajante, sin prisas.

¿Qué productos elegir?

Se emplearán productos específicos, idóneos para su piel delicada. Las primeras veces se podrá utilizar un único producto para cuerpo y cabello que ha de ser suave, emoliente e hidratante. La nueva línea de higiene infantil de Chicco Natural Sensation se inspira en algo que ya existe de forma natural: la vernix caseosa, una fina capa de color blanco amarillento que se pierde los primeros días de vida. El resultado de la cosmética infantil es una propuesta de productos únicos clínicamente testados. Ideales para acompañar el bebé desde el primer día.

El agua tibia y el aceite de baño natural son más que suficientes para llevar a cabo el baño del bebé. Usa una pequeña cantidad de producto, ya que si te pasas puedes dañar el delicado PH de la piel del recién nacido. Es importante comprobar con qué están hechos los productos que utilicemos. Por eso os recomendamos la línea Natural Sensation que mima la piel de tu bebé gracias a los componentes de sus materias primas naturales derivadas del arroz, de la almendra dulce, del germen de trigo y del aguacate. Todos ellos tienen propiedades calmantes e hidratantes. Las formulas han sido estudiadas por expertos médicos que avalan muy positivamente su calidad y seguridad.

Después de secarle es conveniente aplicarle una loción hidratante sin medicamento, como la Crema corporal Natural, incidiendo en la zona del culete y reservar las cremas de la zona del pañal, como la Pasta Bálsamica 4 en 1, únicamente para cuando tenga irritaciones o rozaduras. Si te gusta alguna colonia en especial asegúrate de que se trata de un producto específico para el bebé y úsala moderadamente. Moja tus manos primero y luego extiende la colonia mediante caricias por encima de la ropita. El agua perfumada sin alcohol es lo más indicado.

No recurras a los bastoncillos de algodón para limpiar los oídos de tu bebé. La higiene de las orejas puedes hacerla con una gasa, una toalla finita o un disco de algodón suave para secar y limpiar el exterior de la oreja. Cuida que el pliegue exterior de la orejita quede bien seco para evitar descamaciones.

Para que el niño no sienta frío, la temperatura del agua deberá rondar los 36 grados, mientras la temperatura ambiente rondará los 23 grados.

¡Importante! Prepara todo lo necesario y déjalo a tu alcance para no dejar nunca al niño solo en la bañera o sobre el cambiador.

¿Dónde hacerlo?

Una bañera cambiador, como el modelo Cuddle & Bubble de Chicco, que ofrecerá practicidad a los padres y comodidad al bebé. Lo ideal de esta bañera es que puede plegarse con un simple movimiento para hacernos la vida más fácil y adaptandose a los tamaños reales de nuestras casas.

Proponemos una bañera-cambiador para tener un mismo 'mueble' para dos funciones. Cuando lo utilices como cambiador, Cuddle & Bubble ofrece mayor comodidad para los primeros meses del bebé gracias al suave y acolchado reductor ergonómico que lo acogerá. Una vez plegada, compacta y fácil de transportar, gracias a las dos prácticas ruedas.

Cuddle & Bubble incluye multitud de accesorios: organizador, recipiente con aireación para esponja o juguetes mojados, bandeja con portaobjetos extraíble...La estructura puede ajustarse en 3 alturas diferentes, para adaptarse mejor a vuestras necesidades. E incluso se puede colocar en el espacio del bidé para ganar espacio en el baño.

Continúa leyendo