Patrocinado

¿Cómo debemos lavar la ropa del bebé?

Descubre cómo cuidar las prendas de tu bebé evitando irritaciones, picores y excemas.

Uno de los muchos interrogantes que las familias se plantean con la llegada del bebé es cómo cuidar y lavar la ropita de los pequeños, cuya piel es, especialmente en los primeros meses, muy delicada y propensa a irritaciones, picores, excemas, dermatitis y atopias. De ahí la importancia de elegir con qué vestirles y cómo lavarles las prendas.

Entre las muchas preguntas que a buen seguro los papás y las mamás se habrán hecho a la hora de hacer la colada figuran si pueden o no meter la ropa del bebé en la lavadora con el resto, si la tienen que lavar a mano y con qué detergente.

Sin duda una de las principales recomendaciones es que la ropita del bebé, debido a la delicadeza de su piel, se debe lavar por separado al menos los 6 primeros meses. Si, por circunstancias especiales, la lavases con la del resto de la familia, acuérdate de ponerla dentro de una bolsa protectora.

Otra es utilizar en el caso de que sea posible ropita 100% de algodón y optar por un detergente adecuado, ya que no todos lo son. De ahí la importancia de elegir uno especial para bebés que no solo sea hipoalergénico, sino que también esté libre de conservantes sensibilizantes como las isotiazolinonas, blanqueantes ópticos y colorantes.

De hecho, es importante que el detergente escogido sea lo menos agresivos posible. Norit Bebé es una perfecta opción ya que cumple con todos los anteriores requisitos y por ello es el más recomendado por dermatólogos, alergólogos y pediatras para lavar la ropa de los bebés.

Además, es importante dejar a parte los suavizantes: éstos llevan grandes cantidades de perfumes y otros componentes que pueden ser agresivos para el bebé y provocarle alergias, dermatitis y otras dolencias en la piel. Por supuesto, también está desaconsejado el uso de lejía: no solo es dañina para sus delicadas prendas, también puede ser causante de problemas en la piel del bebé.

A la hora de optar por lavar a mano o en la lavadora, la elección es fácil porque ambas opciones son buenas. Si se hace a mano, hay que incidir especialmente en el aclarado. Es importante asegurarse de que no quedan restos de jabón. Si se opta por la lavadora, es importante fijarse en si la máquina tiene un programa de doble aclarado para garantizar la eliminación de todo resto de detergente. Como la ropa del bebé es muy pequeñita, si no hay suficiente para llenar la máquina, se puede usar un programa de carga reducida.

Las prendas con bordados, puntillas, encajes… o las que están fabricadas con tejidos sensibles (seda, organiza, tul, etc) es mejor lavarlas a mano para que no se estropeen.

Cómo planchar su ropita

Respecto a la plancha, mucha de la ropita del bebé, al estar elaborada con materiales muy sensibles, requiere de ser planchada a un temperatura más bien baja. Además, no todas las prendas que usa un niño pequeño necesitan planchado. 

Para conservar mejor las prendas, bien porque le quedan pequeñas o por los cambios de estación, la recomendación es lavar la ropa antes de guardarla en el armario.

En concreto, bodies, pijamas, camisetitas y jerséis de lana deben guardarse para el próximo niño bien limpios, sobre todo, limpios de manchas de vómitos o regurgitos. Mientras, la ropa de piscina y playa como los bañadores se deben lavar sin mezclar con otras prendas. Después deberán secarse al aire, nunca con secadora, y guardarlos dados la vuelta para que no se estropee el color. También es recomendable lavar a parte las toallas y con poco suavizante para darles un toque de buen olor sin que pierdan su textura. 

Continúa leyendo