Patrocinado

Decálogo de la fotoprotección en niños

¿Sabías que con cinco quemaduras solares antes de los 20 años se incrementa el riesgo de melanoma en un 80%? Conoce todos los secretos para asegurar una óptima fotoprotección infantil:

la roche

El sol participa en algunos mecanismos claves relacionados con el desarrollo infantil, como la síntesis de la vitamina D, esencial para tener unos huesos fuertes. Sin embargo, también puede causar daños irreversibles sobre la piel de los más pequeños que se exponen a él sin fotoprotector: quemaduras o, algo más peligroso, como el cáncer de piel. La fotoprotección es importante para toda la familia, aunque con los más pequeños hay que tomar algunas precauciones extras. Mientras los adultos estamos familiarizados con los peligros del sol, no siempre son conscientes de la extrema vulnerabilidad de los pequeños. La piel de los niños, que está todavía desarrollándose, es inmadura y por tanto más vulnerable a la violencia del sol. La piel de tu hijo es más fina y su sistema pigmentario está menos desarrollado, por lo que no tiene un sistema de defensa (algo que ayuda en los adultos a proteger la piel contra la radiación UV).

La mayor parte de casos de cáncer de piel se deben a hábitos de exposición inadecuados durante la infancia y juventud. Exponernos tanto nosotros mismo como nuestros hijos directamente al sol puede tener consecuencias graves. Por ello, es fundamental utilizar un fotoprotector adecuado que ayude a prevenir daños en el futuro. Por ejemplo, la piel del bebé está preparada pero "no acabada", necesita un producto de protección equilibrada de amplio espectro. Y nosotros los papás debemos dar ejemplo, cuidando, protegiendo e hidratando nuestro cuerpo. La mejor manera de concienciar a los más pequeños de la necesidad de fotoprotegerse es predicar con el ejemplo: deben ver a los adultos de su entorno exponerse al sol de una manera responsable. La crema solar Anthelios de La Roche-Posay Pigmentation SPF 50+  previene diariamente de las manchas y la hiperpigmentación, enriquecida con Procerad, su fórmula ayuda a conseguir una tez más homogénea. Esta crema con muy alta protección, es ideal para madres y padres, ya que tiene un efecto inmediato sobre la piel unificando el tono desde la primera aplicación.

10 claves para exponerte tú y tu hijo al sol

sol

1- Los bebés menores de 6 meses no deben exponerse al sol. 
2- Evitar estar al sol entre las 12:00 y las 16.00 horas. 
3- Protegerse siempre con gorra, gafas, camiseta, etc. 
4- Ponerse el protector solar antes de salir al aire libre, 30 minutos antes. 
5- Volver a ponernos la crema cada 2 horas y también después de cada baño. 
6- Utilizar una crema fotoprotectora con un elevado índice de protección UVB y UVA. 
7- Usar una crema adaptada para niños: que sea hidratante, resistente al agua y a las fricciones. 
8- Beber agua cada poco tiempo para evitar la deshidratación. 
9- Acordarnos de fotoprotegernos todo el año, no solo en verano. 
10- Aplicarnos muy bien la crema sin olvidarnos ninguna zona expuesta al sol... ¡como las orejas!

Cómo debemos aplicarnos la crema solar

aplicar crema solar

Conoce todos los secretos de una exposición responsable frente al sol, con estas 4 dudas habituales que todos los padres nos hemos planteado:

1. Mi hijo tiene dos años , ¿puede jugar al sol? 

Evita la exposición directa al sol de los niños menores de 3 años. Mantenlos siempre en la sombra cuando estén en la playa, en el parque, o en la montaña, y no olvides ponerle protección solar, como por ejemplo la crema Anthelios Dermo-Pediatrics de La Roche-Posay, una leche solar ultra resistente al agua o el sudor y a la transpiración con SPF50+ muy alta, perfecta para los niños a partir del año.

2. Vamos a ir toda la familia al parque de picnic, ¿qué precauciones frente al sol debo seguir? 

La radiación solar es más intensa de 12h a 16h, por lo que durante ese intervalo lo recomendable es mantenerse a la sombra.

3. ¿Tengo que proteger a mi hijo aunque esté a la sombra? 

Sí, porque incluso a la sombra o bajo la sombrilla, los rayos se reflejan en el suelo o en el agua (exposición indirecta) llegando a la piel. Protégelos con una camiseta, gorra, gafas de sol y aplícales una cantidad generosa de fotoprotector, como por ejemplo la crema solar Anthelios Dermo-Pediatrics Baby de La Roche-Posay, testada bajo control dermatológico y pediátrico, una leche solar para exposición al sol indirecta, aptas para bebés desde los 6 meses al añito. Es la protección hipoalergénica ideal para la piel delicada de los bebés. Esta crema con SPF50+ está enriquecida con Manteca de Karité para hidratar, alisar y reforzar la barrera cutánea. Su textura aterciopelada, suave y confortable deja un ligero velo blanco sobre su piel en cada aplicación, para que puedas comprobar que todas las zonas están bien protegidas. No tiene efecto pegajoso, ni graso. Además, no tiene perfume ni parabenes.

4. ¿Qué protector solar debo utilizar para mis hijos? 

La piel de los niños es más delicada que la de un adulto. Utiliza siempre un fotoprotector adaptado a la piel del niño, con muy alta protección UVB y UVA y resistente al agua y a la arena. Las radiaciones solares son peligrosas durante todo el año, no solo en verano, por lo que debes mantener las precauciones con tus hijos en la época escolar. También cuando vayáis a la nieve o incluso en los días nublados.

CONTINÚA LEYENDO