Biberones

El bebé y su biberón

A algunos de nuestros hijos les cuesta aprender a comer con biberón. Lo importante es no perder la calma.

El proceso de aprendizaje para tomar el biberón puede suponer un pequeño quebradero de cabeza para algunos papás pero no hay que estresarse. Igual que pasa a veces cuando se aprende a amamantar, que tanto el peque como la mamá tienen que aprender cómo hacerlo bien y placenteramente para ambos, en este caso pasa de la misma manera. Si en el primer caso se consigue triunfar, ¿por qué iba a ser diferente ahora?

El ritual para dar de comer a nuestro bebé debe ser siempre en un sitio tranquilo, relajados, cómodos y conectando, en ese momento, con nuestro bebé. El momento de la toma, ya sea de leche materna o artificial, es una ocasión privilegiada para dar a tu pequeño el contacto, seguridad, cariño y ternura que necesita.

Si nuestro hijo toma leche artificial debemos siempre preparar el bibe con las dosis indicadas por el fabricante y agitarlo enérgicamente para evitar los molestos grumos. En cualquiera de los casos, siempre debemos tomar la temperatura de la leche antes de dársela al pequeño, un buen lugar es en la cara interior de la muñeca ya que es una zona bastante sensible en la que notaremos si hay un exceso de calor y así podremos esperar a que se enfríe ligeramente.

Después deberemos comprobar que el flujo es adecuado viendo si caen varias gotas por segundo y, si es así, acercaremos el biberón a nuestro niño. Hay que mantenerlo inclinado para que la tetina esté siempre llena ya que de esa manera evitaremos que el bebé trague demasiado aire. Existen multitud de biberones ergonómicos que ayudan a que las tomas sean más fáciles para los niños y que facilitan, precisamente, que el bebé no trague mucho aire por lo que reducen los gases posteriores. En Ser Padres nos encantan los biberones ergonómicos de Nuk para Disney Baby ya que no solo cumplen con su función, gracias a sus tetinas de látex anatómicas que facilitan la alimentación de nuestro bebé, sino que además son preciosos.

Una vez hayamos terminado de dar de comer a nuestro peque, si hemos estado relajados y hemos seguido estos pequeños consejos, tanto él como nosotros nos sentiremos satisfechos y contentos.

Continúa leyendo