Patrocinado

La protección solar más completa y natural que cuida la piel de tu bebé

Si estás buscando la crema solar más eficaz y adecuada para tu hijo, aquí tienes la solución: Sanosan. Y con un plus: sus ingredientes son naturales.

Tu bebé puede disfrutar del buen tiempo y del verano, siempre que cuides su piel con los productos adecuados y tomes unas sencillas precauciones. Debes tener en cuenta que su piel es un 20% más fina que la tuya; además, sus mecanismos de termorregulación aún no están perfeccionados, tiene menos defensas contra los radicales libres y produce menos melanina.

Como consecuencia, tienes que pensarte muy bien qué productos eliges y cómo los aplicas a tu hijo. En verano, el protector solar es la base del cuidado de la piel del bebé. Si siempre te ha preocupado la calidad y la frecuencia con que le pones cremas, con la subida de las temperaturas, aún más. Porque debes recordar que el sol es imprescindible para que el organismo de tu bebé sintetice la vitamina D (primordial para su crecimiento, para fortalecer sus huesos y para prevenir determinadas enfermedades) y le aporta la melanina que le falta. Además, un reciente estudio de la universidad de Australia ha demostrado que una falta de exposición solar aumenta los casos de dermatitis atópica y alergias en los lactantes.

Así que playa y aire libre, sí, pero con cuidado. La piel tiene memoria y tomar el sol en exceso o sin proteger adecuadamente la piel puede acarrear consecuencias graves de salud en el futuro. 

 

Has de procurar que las cremas que compres sean específicas para bebés o niños pequeños. Su composición no es nunca igual: ni en sus componentes químicos ni en sus principios activos. ¡Tenlo  claro! Aún así, hay una gran variedad de protectores solares diseñados y formulados específicamente para la piel de tu hijo, por lo que quizá te resulte difícil elegir. Te explicamos algunos conceptos clave que te facilitarán esta tarea. 

Para empezar, existen dos tipos de protectores solares, según los filtros que tengan: minerales o físicos y químicos. Los filtros físicos reflejan la luz y evitan que los rayos penetren en la piel. Los reconocerás porque suelen ser más espesos y difíciles de aplicar, aunque ya hay algunas fórmulas que no dejan la característica capa blanca en la piel de tu hijo. ¿Ventajas? Dos muy importantes para tu bebé, que su piel no los absorbe y que son efectivos desde el momento de su aplicación, aunque hay que reaplicarlos con frecuencia. 

Los filtros químicos, por su parte, captan la energía solar y la transforman en calor evitando que la piel se queme. Duran más que los filtros físicos, pero deben aplicarse al menos 20 minutos antes de tomar el sol. El inconveniente es que tienen sustancias sintéticas que pueden ser perjudiciales para la piel de tu bebé. 

Si estás pensando que te gustaría un protector solar que combine lo mejor de los dos filtros, estás de suerte: existe. La Crema solar sanosan ofrece una protección inmediata desde su aplicación contra los rayos UVA y UVB y puede usarse desde los 0 meses. Entre sus ingredientes naturales destacan el aceite de oliva orgánico, el pantenol y la vitamina E. Además, contiene tocoferol que ofrece una protección celular contra la radiación infrarroja (IRA) que provoca la formación prematura de arrugas y líneas finas causadas por el sol. Su textura permite una rápida aplicación y absorción hidratando la piel y evitando que se reseque. Contiene dióxido de titanio actúa como filtro físico, actuando de inmediato sin provocar irritaciones en la piel. Y al no contener parabenos ni aceite de parafina, se adapta a las necesidades de la delicada piel de bebés y recién nacidos. 

Además de un buen protector solar, no olvides algunos consejos prácticos para cuidar la piel de tu bebé en verano: mantenlo siempre hidratado, pasea con él a primeras horas de la mañana o a última de la tarde, llévale siempre con sombrilla, gorrito y ropa ligera. No te pares con el cochecito a pleno sol y busca lugares con sombra en espacios abiertos. 

Con estas sencillas precauciones y Crema solar sanosan tu bebé y tú podréis disfrutar del sol y del verano. 

CONTINÚA LEYENDO