Aromaterapia

Botiquín casero para bebés: los aceites vegetales básicos

8 minutos

¿Qué aceites vegetales puedo usar para la piel del bebé? ¿Cuáles son los aceites básicos del botiquín de aromaterapia para mi bebé? El aromatólogo Enrique Sanz Bascuñana nos abre un mundo de aromas y esencias idóneas para la frágil piel del bebé.

El botiquín de aromaterapia para mi bebé

Cuando pensamos en aplicar la aromaterapia a nuestros bebés, ante todo habría que hacer las siguientes reflexiones:

  • La necesidad de usar extractos vegetales tan concentrados en personas tan pequeñas, ¿es imprescindible su uso o podemos emplear alternativas de menos riesgo?
  • La edad de la criatura, no es lo mismo un bebé de 3 semanas que uno de 3 años.
  • Que tienen una  piel mucho más delicada y sensible que los adultos.
  • Que tienen necesidades diferentes a los adultos.
  • Que todavía están en formación y crecimiento y por tanto hay procesos que son necesarios e imprescindibles (dentición, etc.)
  • Que las modas nunca son sanas en cuestiones de salud.

Hechas estas reflexiones, si continuamos necesitando de aceites esenciales para algún problema doméstico (que no requiera de la intervención del pediatra), podemos considerar que:

  • Así como hemos de tener en cuenta una serie de precauciones y cuidados con los aceites esenciales, no ocurre lo mismo con los aceites vegetales e hidrolatos, que también forman parte del botiquín aromático.
  • Siempre que podamos resolver un problema con un preparado herbal más suave, lo priorizaremos frente al uso de aceites esenciales.
  • Siempre que empleemos aceites esenciales en bebés y niños pequeños, lo haremos diluyéndolos adecuadamente en un aceite vegetal.
  • Es de suma importancia no dar a ingerir aceites esenciales a bebés ni a niños pequeños.

Cuando hablamos de “botiquín”, implicitamente estamos hablando de remedios que nos ayudan en cuestiones de urgencia que pueden presentarse en el día a día. En el caso de los bebés, los aceites vegetales nos van a servir prácticamente para tratar cualquier problema de piel de nuestros bebés. Son muy afines a la piel humana, son inocuos y puedes aplicarlos puros sin mayor problema. Es evidente, que entendemos la necesidad de que sean de la mejor calidad que podamos encontrar. Eso sí, los aceites vegetales deben ser de primera presión en frío y a ser posibles, de cultivo ecológico.

El mejor aceite vegetal que podemos encontrar es el aceite de oliva virgen extra. Si, parece que no tenga el “glamour” de aceites exóticos, pero es más efectivo, además podemos conseguirlo a buen precio.

Los aceites vegetales no solo ayudan a proteger la piel de agresiones externas, también ayudan a que la propia piel, bajo su manto protector (no olvides que los bálsamos antiguos se elaboraban con aceite y que la palabra “balsámico” entre otros sentidos tiene el de protección, alivio y curación), organice sus sistemas de reequilibrio y sanación propios, que son los que realmente curan algo.

Es decir, el aceite vegetal “permite” tanto que la piel respire correctamente, como que sane desde el interior. Por lo tanto, el aceite vegetal es el mejor remedio para problemas cutáneos de tu bebé. Si es un buen aceite y si aciertas en lo que su piel necesita, no has de añadirle nada más.

Aceites vegetales para la piel del bebé

aceite vegetal

Otros aceites vegetales interesantes son, desde mi experiencia, el sésamo, el aguacate y para problemas de piel muy graves, el tamanu (Callophyllum inophyllum). No soy muy partidario del aceite de almendras dulces por la gran cantidad de adulteraciones que circulan por el mercado, en cambio, si encuentras un aceite de avellanas virgen, es otra opción excelente para los bebés.

Los aceites vegetales se pueden aplicar en todo el cuerpo y sólo has de poner las gotas que la piel del bebé absorba bien, sin dejarla grasienta. Pueden aplicarse todas las veces al día que sean necesarios, carecen de toxicidad y el único problema que pueden presentar, como todo, es que la persona que los recibe sea alérgica a alguno de los componentes. Esto se ha de tener muy en cuenta en personas alérgicas a los frutos secos, los aceites vegetales de esos frutos secos posiblementes les produzcan alergias también. En estos casos, usaremos aceites vegetales de semillas como el sésamo.

Los aceites vegetales, por naturaleza, son calientes. En problemas de piel donde exista demasiado “fuego” (irritación, erupciones, inflamación...), el aceite vegetal lo que va a hacer es exacerbar la situación. Es decir, un incendio no se apaga con más fuego, sino con agua ¿verdad? Pues para eso están los hidrolatos, que son la parte que obtenemos de la destilación de las plantas acuosa. La parte oleosa de la destilación sería el aceite esencial. En cuanto a hidrolatos, tenemos unos muy básicos para el botiquín:

  • Hidrolato de rosas: es un comodín que nos va a beneficiar en cualquier problema cutáneo en los bebés (escoceduras, rozaduras, inflamaciones). También para refrescarle en los momentos de mucho calor, los hidrolatos se aplican mucho mejor a través de un spray que mojándolos en algodón, por ejemplo.
  • Hidrolato de azahar: también es un hidrolato de uso general, pero en este caso tiene un componente aromático que resulta muy relajante para los bebés y niños. Cuando estén muy nerviosos e inquietos, a través de un spray a modo de “lluvia” vigilando que no caiga directamente en los ojos. También en su ropa, en la habitación y en sábanas, almohadas, cuna, etc.
  • Hidrolato de manzanilla romana: Sobre todo nos interesa en caso de irritaciones, pieles muy delicadas, sarpullidos, quemaduras… Es muy calmante. Lo emplearemos también después del sol (vigilar mucho la exposición de bebés y niños a un exceso de sol sin protección, y no me refiero a protección química sino a protección física -ropa, gorros, etc.-) Después del sol, no aplicar aceites vegetales ni esenciales. En el botiquín conviene tener algún gel de aloe vera de máxima calidad, sin colorantes ni perfumes y si es posible, de cultivo ecológico, para este tipo de problemas solares es de lo mejor que hay.

Aceites esenciales, los básicos para un botiquín casero para bebés son:

1)    Lavanda (Lavandula angustifolia) para quemaduras, inflamaciones de piel, picaduras de insectos, relajación
2)    Manzanilla romana (Anthemis nobilis) calmante y antiinflamatorio, sobre todo en pieles muy delicadas y reactivas. Por su potencia, lo usaremos más diluido que otros.
3)    Jara (Cistus ladaniferus) Es el mejor cicatrizante. Heridas, golpes, contusiones, también como desinfectante máximo (viricida, bactericida, fungicida)
4)    Palmarrosa (Cymbopogon martinii) Es el mejor fungicida. Infecciones por hongos.
5)    Incienso (Boswellia carterii – Boswellia frereana) Es un inmunoestimulante de primer orden, pero también un cicatrizante potente. Para alergias de todo tipo, incluyendo las respiratorias.
6)    Naranja dulce (Citrus aurantium L. var. dulcis) Usaremos este aceite por su delicioso olor, cuando queramos poner a nuestro bebé un ambiente aromático casero delicioso y alegre. En difusores, sprays, etc.
7)    Eucalipto radiata (Eucalyptus radiata) Es un excelente respiratorio, anticatarral, específico en gripes. Despeja las vías respiratorias. Lo usaremos en difusión también.
8)    Hinojo dulce (Foeniculum vulgare var. dulcis) Este es ideal para cólicos, lo aplicaremos bien diluído y en masaje en el vientre siguiendo las agujas del reloj para los problemas digestivos de nuestro bebé.

¿Y qué pasa con el árbol del té? Vamos a darle un descanso, con los anteriores tienes más que suficiente para cubrir los siguientes problemas domésticos:
 
¿En qué medida? Las diluciones recomendadas para bebés (3-30 meses) son:

  • 0 % en bebés de menos de 3 meses, es decir, se recomienda no usar aceites esenciales en ese espacio de tiempo, salvo por prescripción médica, por vía cutánea. Si pueden emplearse en difusión y también pueden emplearse hidrolatos y aceites vegetales.
  • Menos de 2 años, 1 gota en 30 ml. de aceite vegetal.
  • De 2 a 5 años 1 a 2 gotas en 10 ml. de aceite vegetal.

(Valorar siempre según el peso del bebé, menos peso, menos gotas)

Precauciones muy importantes

aceite
  1. Recuerda siempre consultar las especificiones del aceite esencial: algunos son fotosensibilizantes, si lo pones a tu bebé y le da el sol, le puede producir quemaduras, manchas e irritaciones. Otros son directamente dermocáusticos, es decir, si lo aplicas mal diluido, quemarás la piel del bebé.
  2. Nunca sustituyas un aceite esencial por una esencia sintética o una fragancia artificial, son auténticos venenos químicos.
  3. Recuerda siempre que la aromaterapia no sustituye ningún tratamiento médico y que en bebés y niños pequeños conviene que sea tu  pediatra quien diagnostique y valore el estado de salud de la criatura. No corras riesgos innecesarios, lo más importante siempre es la salud y la integridad de tu bebé. También que la aromaterapia como terapia natural requiere de unos conocimientos y una formación profesional, no la tomes a la ligera y no te dejes aconsejar por personas sin cualificación profesional ni tampoco te fies demasiado de lo que se dice en internet, por desgracia, la red está “tomada” por este tipo de información de baja calidad.



Escrito por Enrique Sanz Bascuñana, aromatólogo A.E.A. en www.institutoesb.com

Etiquetas: bebé

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS