Patrocinado

¿Por qué tu hijo debe viajar a contramarcha?

A todos los padres nos preocupa la seguridad de nuestros hijos, especialmente cuando viajamos en coche, por eso es aconsejable que los niños viajen a contramarcha. Pero ¿cuáles son las razones que se esgrimen para esta decisión?

britax romer

Existe la recomendación cada vez más extendida de que los niños viajen a contramarcha el mayor tiempo posible, es decir, hasta los cuatro años o incluso más, considerándose extremadamente peligroso que vayan de cara a la marcha antes de los 15 meses de edad.

Y es que los niños no son adultos en miniatura. Las proporciones de su cuerpo y el desarrollo de músculos, huesos y ligamentos son diferentes, y están más relacionados con la edad que con el peso. De hecho, cuando nacen, la cabeza representa un 25% del peso total, mientras que en un adulto solo supone el 6% del peso corporal total.

peso cabeza

Además, si un bebé o un niño sufren lesiones en la cabeza, a menudo implica daño cerebral, ya que sus cráneos son más delgados que los de un adulto y ofrecen menor protección para el cerebro. Por otro lado, en un recién nacido, las vértebras de cuello están compuestas por porciones separadas de hueso unidas por cartílago, por lo que su esqueleto aún es blando. Este cartílago se va convirtiendo en hueso durante los primeros tres años de vida del niño, pero el proceso de endurecimiento del cartílago en el hueso continúa hasta la pubertad. El desarrollo de los músculos y ligamentos es similar.

vértebras

¿Qué sucede en caso de impacto?

Las colisiones frontales son las más comunes y las que tienen las consecuencias más graves para los ocupantes, por lo que es fundamental ver qué sucede en caso de sufrir un impacto de este tipo.

Las leyes de la Física dictan que, en caso de colisión frontal, es más seguro para un niño viajar en una silla a contramarcha, ya que las fuerzas del impacto son dirigidas a la parte posterior del respaldo de la silla, mientras que el resto de energía se extiende uniformemente por la cabeza, el cuello y la parte superior del cuerpo. Cuando las fuerzas se extienden por una mayor superficie, tienen menos energía para causar daño en una zona concreta y, por lo tanto, se disminuye la posibilidad de que el niño sufra lesiones.

En una colisión frontal con una silla de cara a la marcha, llega más energía al cuerpo, la cabeza y el cuello del niño. Además, las fuerzas se concentran en el arnés que sostiene al niño, lo que significa que hay más energía aplicada a una superficie más pequeña. Esto aumenta la probabilidad de que el niño sufra una lesión, y más teniendo en cuenta que lo único que sostiene la cabeza es el cuello, que ya hemos visto que aún está en desarrollo.

 

Suecia fue el primer país en introducir las sillas a contramarcha, hace más de 40 años, y las estadísticas de accidentes de coche avalan los beneficios de viajar en esta orientación.

Las investigaciones realizadas por la compañía de seguros sueca Folksam, por ejemplo, muestran que el riesgo de que en niño fallezca o sufra graves lesiones es cinco veces mayor en una silla de cara a la marcha que en una de espaldas a la marcha.

En definitiva, la recomendación es que los niños viajen a contramarcha el mayor tiempo posible, ya que es la que mejor puede proteger la cabeza y las vértebras cervicales en caso de impacto frontal.

Si necesitáis más información sobre por qué viajar a contramarcha la encontraréis también en este enlace de Matias Masso

¿Por qué elegir Britax Römer? Por su apuesta por la contramarcha

La compañía Britax Römer, dedicada a la fabricación de sillas de coche desde hace más de 50 años, ofrece una amplia gama de sillas que permiten viajar a contramarcha durante más tiempo.

A las ya conocidas Dualfix, Max-Fix II, Max-Way y Multi-Tech III se suman ahora las nuevas Dualfix i-Size y Swingfix i-Size, homologadas bajo la nueva normativa i-Size, que establece que los niños deben viajar obligatoriamente a contramarcha hasta, como mínimo, los 15 meses. Pero más allá de esta edad, ambos modelos permiten viajar de espaldas a la marcha desde los 40 cm hasta los 105 cm de estatura o 18 kg (lo que antes suceda), es decir, desde el nacimiento hasta los 4 años de edad, aproximadamente.

La Swingfix i-Size es una silla exclusivamente a contramarcha y cuenta con el sello Plus Test, una exigente prueba llevada a cabo en Suecia y que solo logran pasar algunas sillas de espaldas a la marcha.

Pero para aquellos padres que consideren que su hijo puede sufrir un rechazo a ir en esta orientación en las etapas más avanzadas y quieran reservarse la posibilidad de ir de cara a la marcha, Britax Römer también ha lanzado la Dualfix i-Size, que gira 360º.

Ambos modelos permiten rotar 90⁰ hacia ambos lados para colocar al niño en la silla y abrocharlo con mayor facilidad desde la puerta del coche, sin necesidad de realizar esfuerzos ni de adoptar posturas incómodas, ¡una genial innovación!

britax sillas

Durante los primeros cuatro años de vida, un niño crece unos 52 cm. Estas sillas proporcionan la comodidad que necesitan durante todo este tiempo, ya que pueden reclinarse en seis posiciones tanto de espaldas como de cara a la marcha (en el caso de la Dualfix i-Size), incluida una posición más recostada y ergonómica para recién nacidos. Además, el asiento rota 360⁰ en cualquier posición de reclinado.

Para proporcionar un mayor espacio para las piernas cuando va a contramarcha, así como para adaptarse mejor al respaldo del asiento del coche, la barra antivuelco es ajustable.

niños coche britax romer

La seguridad infantil en el automóvil es la máxima prioridad de Britax Römer y por ello sus requisitos internos son más rigurosos que los exigidos en la actual normativa ECE R129 (i-Size). Tanto la Dualfix i-Size como la Swingfix i-Size están dotadas de innovadoras tecnologías de seguridad para proteger al niño tanto en impactos laterales como frontales o traseros.

SICT Inside: Implementado en el interior de carcasa, el sistema SICT inside absorbe la energía generada en caso de colisión lateral y la mantiene alejada del niño. Y no hay que ajustar nada, ya que el SICT inside siempre está preparado para cuando lo necesites.

Isofix con Pivot Link: Los conectores Isofix cuentan con Pivot Link, patentado por Britax Römer, que, en un primer momento, dirige la fuerza del impacto hacia abajo, empujando la silla contra el asiento del vehículo y absorbiendo la energía, para a continuación ir hacia delante, más suavemente. Así se reduce el riesgo de lesiones en la cabeza y el cuello, especialmente si el niño va de cara a la marcha.

Reposacabezas en forma de V: Ha sido específicamente diseñado para mantener controlado el movimiento de la cabeza en caso de colisión lateral, aunque, por supuesto, también aporta comodidad. Además, puede ajustarse fácilmente junto con el arnés de cinco puntos para adaptarse al crecimiento del niño.

foto britax

La Dualfix i-Size y la Swingfix i-Size se han diseñado, desarrollado y fabricado en su totalidad en Alemania, tras someterse a numerosos tests internos en el centro de pruebas de choque propio de la marca (uno de los más modernos del mundo), mientras que los tapizados se producen en Europa.

Ambos modelos se instalan con Isofix y pata de apoyo. Son compatibles con cualquier asiento de vehículo homologado como i-Size. En coches sin asientos i-Size, es necesario consultar la compatibilidad en la lista de vehículos homologados.

Más información Dualfix i-Size en este enlace y de la silla Swinfix i-Size en este enlace.

CONTINÚA LEYENDO