La silla de paseo del bebé

¿Qué tener en cuenta para comprar un cochecito de bebé?

Existen multitud de opciones de cochecitos de paseo y sillas para nuestro bebé. Hay diferencias en cuanto al número de accesorios que incorpora el carrito, las ruedas son completamente diferentes… ¿En qué puntos clave debo fijarme?

Cuando empezamos a buscar el coche de nuestro futuro bebé muchos padres encontramos tal cantidad de modelos que no tenemos muy claro qué es clave y qué otras características de la silla del bebé son detalles menos importantes.
Toma nota de todos estos puntos que no debes dejar escapar a la hora de elegir la silla de tu pequeño.

Número de ruedas: ¿tres o cuatro ruedas?

  • En el mercado encontramos sillas con tres ruedas y otras con cuatro pero, ¿cuál es mejor? La estabilidad de ambas es exactamente la misma.
  • Las sillas de tres ruedas suelen tener amortiguaciones y frenos superiores y son más fáciles de empujar.
  • Como contrapunto, las sillas de cuatro ruedas normalmente tienen menor peso y dimensiones que las de tres ruedas.

Frenos

  • Es importante comprobar que los frenos de al menos dos ruedas se pueden accionar al mismo tiempo (normalmente son los de las ruedas posteriores).
  • Algunos modelos más deportivos y todoterrenos cuentan con frenos delanteros para aportar más seguridad.

Chasis

  • El chasis es un armazón con ruedas que tiene un manillar con el que se empuja el carrito.
  • Está diseñado para transportar los capazos y los asientos.
  • Actualmente todos tienen manillares ergonómicos que se adaptan muy bien a las manos y que facilitan su conducción.

Asiento

  • El asiento es la estructura en la que viaja el niño. Está en una posición reclinada para no tener que viajar tumbado.
  • Normalmente los cochecitos tienen varias posiciones de reclinamiento para que el niño viaje más cómodo.
  • Las sillas en las que el niño está completamente sentado no se pueden usar hasta los 8 ó 9 meses.

Capazo

  • Es la estructura donde viaja el bebé, normalmente tumbado.
  • Hay que cambiarlo cuando el niño puede mantenerse sentado.
  • Es muy importante comprobar que se separa fácilmente del chasis.

Continúa leyendo