Vídeo de la semana

Cómo elegirla

Tipos de biberones: ¿qué tetina debo usar?

Será el pequeño el que te diga, a su manera, cuál es su favorita, pero es bueno conocer las distintas opciones que hay en el mercado y saber en qué se diferencia cada una de ellas.

Bebé con biberón (Foto: iStock)
Bebé con biberón (Foto: iStock)

Aunque planeas alimentar a tu bebé con leche materna y tengas la posibilidad de estar siempre junto a él en sus primeros meses de vida, un biberón es un recurso fundamental, imprescindible, que siempre hay que tener a mano. Verás cuando quieras elegir cuál comprar que los hay de distintos tipos, materiales y tamaños, pero lo más complicado es saber qué tetina escoger. 

La tetina es el único factor de veras decisivo a la hora de comprar un biberón porque hay niños que no toleran muchas de las que se venden, y también porque su forma y su composición pueden ser decisivas para que el recién nacido tenga menos gases y menos cólicos. Además, una vez lo pruebe, es probable que no quiera otra, así que es mejor darle desde el primer momento aquella que sea más recomendable para su salud y su alimentación. 

El material, la forma y el tamaño de la tetina, factores de decisión

Para escoger tetina, toda información es bien recibida. Puedes pedir opinión al pediatra, también a tu entorno más cercano con experiencia reciente y, por supuesto, a quien lo venda en la tienda especializada a la que vayas si es una persona preparada para ello. 

Para que llegues a la parte final de la decisión con los deberes hechos, debes saber que las tetinas se fabrican en látex o silicona. Las primeras son más suaves y sensibles, pero menos duraderas también, y hay que tener cuidado con las alergias porque este es un material que puede producirla en el bebé. Las de silicona, en cambio, son más firmes y eso hace que no se deformen tan pronto. 

Por otro lado, la forma de la tetina también es un factor de decisión: la tradicional tiene forma de campanario y están diseñadas para acomodarse al paladar del pequeño y sus encías, de forma que se aplana la parte del lado de la tetina que se apoya en la lengua del pequeño. Junto a las de campanario encontrarás también tetinas de punta plana y base ancha, que generalmente se utilizan con biberones de este estilo, y son, según los expertos, las que más se parecen al pecho de la madre, por lo que se suelen recomendar si se va a combinar a menudo en la alimentación del recién nacido el pecho con el biberón. 

Un tercer detalle en el que debes fijarte es el tamaño y el nivel de flujo de la tetina. Las hay muy variadas en este sentido, pero es tan sencillo como ajustar en función de la edad del bebé. En los bebés más pequeños es necesario usar una tetina que deje pasar poca cantidad de leche, y tampoco necesitan que el biberón o la tetina sean grandes porque las cantidades de leche que toman son pequeñas. A medida que crecen, sus necesidades en este sentido cambian, ya que comen más y encima succionan más rápido.

Por último, aunque se utilizan menos, también existen las tetinas desechables, que pueden ser un recurso interesante para llevar siempre a mano en la bolsa de calle, de forma que sean una solución cuando la toma del bebé no se hace en casa o en algún espacio donde se pueda limpiar la tetina al terminar este de beberse la leche. Solo se pueden usar una vez. 

Respeta las necesidades de cada bebé

Lo importante es tener en cuenta la edad del pequeño, que la tetina esté fabricada en un material de garantías -hay que tener especial cuidado con las de plástico, que sean libres de BPA-, y que su mecanismo sea eficaz; esto es, que deje caer un goteo constante de leche pero que no lo haga de forma excesiva. Esto puede ocurrir porque sea más de lo que necesita tu pequeño o porque le haya hecho algún agujero al succionar y el agujero se haya agrandado. 

No te preocupes si tienes que probar varias tetinas hasta dar con la tecla; esto es muy habitual, incluso en los casos en los que los papás han estudiado bien todas las opciones y han pedido consejo. Al final, es el niño el que manda, quien te dirá con sus gestos y con su forma de comer cuál es su favorita. 

Continúa leyendo