En qué debes fijarte

Trona portátil, ¿cuál comprar?

Te enseñamos qué son, qué tipos hay en el mercado, algunos ejemplos de cada uno de ellos y en qué características y detalles hay que fijarse a la hora de adquirir una, ya sea para uso propio o para regalo.

Bebé (Foto: iStock)
Bebé (Foto: iStock)

En verano, donde la agenda de planes fuera de casa se amplía notablemente, la trona portátil se convierte en un elemento muy útil y práctico para las familias con niños pequeños a los que las sillas habituales se les queden pequeñas, inseguras o ambas circunstancias.

Este producto tiene fundamentalmente dos grandes ventajas: integran al niño pequeño en la dinámica de su familia cuando esta pasa tiempo fuera de casa y facilitan la tarea de comer al pequeño (y a los padres de ayudarle a ello) cuando el plan es una comida o cena en un restaurante. Además, son fácilmente manejables, ya que suelen ser ligeras y se acomodan con facilidad a las sillas

Además, las tronas portátiles son uno de los regalos más prácticos que se les pueden hacer a unos papás novatos porque son económicas y es muy probable que a nadie más se le ocurra la idea, ni siquiera a ellos mismos, salvo que la vean en algún restaurante o algún conocido les hable de las ventajas de este producto. 

Pero antes de comprar una trona portátil, tanto si es para vosotros mismos como si es para regalo, es importante saber qué tipos existen y cuáles son las características ideales. Lo vemos a continuación. 

Tipos

Hay, grosso modo, tres tipos de tronas portátiles. Cada cual con sus detalles propios y exclusivos, pero con elementos comunes suficientes para limitar a estos tres estilos la clasificación:

  • Bolso trona: son las tronas de viaje por excelencia porque se agrupan muy bien, tanto que abultan muy poco espacio y las hay más duras y resistentes (algo más pesadas) o blandas y ligeras. 
    Abiertas, tienen una especie de cojín elevador y un respaldo generalmente fino. Las dos partes se acoplan a la silla y se aseguran con varios puntos de anclaje. Este es un muy buen ejemplo porque añade una comodidad más: se transporta en bandolera. Entre las ligeras, puedes prestar atención a si tienen detalles extra como este diseño de Munchkin, que aprovecha el cojín para habilitar un espacio en el que guardar productos que necesitéis llevar con vosotros como pañales, biberones o chupetes. También las hay con asientos hinchables, más económicas y también ligeras al ocupar menos espacio.
  • Un alzador: no se pliegan tan fácilmente pero son estructuras seguras y firmes, más estables que las tipo bolsa, que están diseñadas casi siempre con materiales más flexibles, un poco más inestables. A cambio, abultan más y suelen ser más pesadas. Son tronas prácticas en viajes a largo plazo. Por ejemplo, si vais a estar 15 días en un apartamento en la playa. Además, se pueden usar en casa. Aquí tenéis un ejemplo de este tipo de trona versátil, del que también hay opciones más minimalistas.
  • Una trona elevadora con altura regulable. Es una variante a medio camino entre las dos opciones anteriores porque se parece más a la segunda en lo que respecta a la estructura pero se plega, por lo que comparte la facilidad para transportar de las primeras. Son tronas plegables que se adaptan a las sillas y se pueden ajustar ligeramente en altura, pero tienen además la ventaja, en algunos casos, de que también se pueden usar en el suelo, por lo que son muy últimas si os gusta acampar u organizar picnics en familia. Un muy buen ejemplo son este diseño con bandeja incluida de Chicco

Aunque elijas la que mejor se adapte a tus necesidades o los de la familia que va a hacer uso del regalo, es absolutamente imprescindible no comprar, por seguridad, algunos modelos que se pueden encontrar por internet que no se apoyan sobre superficie fija y rígida. Es el caso de algunas tronas portátiles que se enganchan directamente al borde de la mesa. 

Además, hay que priorizar que el producto garantice la seguridad del bebé con arneses de varios puntos -de 3 a 5- y cinturones, y al mismo tiempo tener en cuenta la ergonomía de la trona, que debe ser el adecuado para adaptarse a distintos tipos de silla y a las necesidades del niño en función de su edad. Este último detalle también es importante tenerlo en cuenta porque no todas las tronas portátiles son aptas para el mismo peso: asegúrate de este dato antes de adquirir tu trona. Y recuerda que, en caso de que el bebé no se sujete erguido, no se deben utilizar este tipo de productos.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo