Aprendiendo a comer

¿Debo darle los primeros sólidos con una red antiahogo?

La madre de un bebé de seis meses teme que su hijo se atragante con los alimentos sólidos, y nos pregunta si debe ofrecerle la comida con una red antiahogo. ¿Quieres saber qué consejo le da el doctor Carlos González?

El bebé de seis meses puede llevarse los alimentos a la boca con sus manos y comer solo; por supuesto que se atragantará, lo mismo que cuando empiece a caminar se caerá. Los niños se caen y se atragantan muchas veces, pero su madre está a su lado para ayudarles, y poco a poco van aprendiendo.

No es necesario ni conveniente darle de comer con una redecilla antiahogo, porque el niño no aprende a comer con ella.

Los bebés pueden comer muchas cosas, según su edad, sus progresos y la consistencia de cada alimento: morder un plátano o una rodajita muy delgada de manzana, melón o sandía; coger con sus dedos guisantes, lentejas, fideos, cortezas de pan o arroz con tomate; agarrar un trozo de brécol con la mano y mordisquear la parte más verde o coger minúsculas bolas de carne de una hamburguesa o una albóndiga desmigajada.

Muchas veces los bebés tosen y ponen cara de asco cuando se llevan algo a la boca. ¿Y qué hacen luego? Siguen cogiendo cosas, llevándolas a la boca, explorando. Los bebés se lo llevan todo a la boca, juguetes, papeles, muebles, los dedos de sus padres y también las cosas de comer, si se lo permiten. Al principio las chupan y las escupen, pero no pasa nada. Si toman leche, están bien alimentados. Lo importante es que vayan explorando, disfrutando y avanzando.

 

Dr. Carlos González es pediatra experto en lactancia materna y alimentación del bebé

 

 

Continúa leyendo