Lactancia materna

4 claves para dar el pecho en verano

3 minutos

En verano hace mucho calor, se pasa más tiempo fuera de casa… y, a veces, no queda más remedio que dar el pecho donde se pueda. Para que la situación no te agobie, si no que la disfrutes, toma buena nota de lo que te contamos.

4 claves para dar el pecho en verano

En verano se transpira más y se pierde más agua. Por eso, es habitual que los bebés quieran mamar con mayor frecuencia, aunque en menor cantidad en cada toma. Esto se explica porque la primera parte de la toma la leche contiene más agua y azúcar, de modo que satisface antes la sed del bebé. 

Así que cuando el calor aprieta, no hay que esperar a que el pequeño llore para colocarle en el pecho, sino atender las señales que hace para indicar que quiere comer: cabeceos, sacar la lengua, llevarse la mano a la boca o hacer sonidos de llamada. Y es importante ofrecerle los dos pechos, ya que si tiene mucha sed puede tomarse la parte más líquida de uno pero también de la del otro, sin necesidad de terminarse el primero.

Mantener la  lactancia materna durante el verano puede parecer complicado debido a los desplazamientos que realizamos y los cambios de horarios, pero es importante recordar que “la leche materna es única y proporciona al bebé una alimentación completa que, además, se ve reforzada por propiedades únicas entre las que destacan su importante papel en la prevención de la obesidad (mediante la ghrelina y la leptina), en la protección de infecciones (gracias a los oligosacáridos) y su irremplazable papel en el crecimiento cerebral”, afirma Montse Robles, asesora de lactancia y responsable de divulgación de Medela. “Viajar con un recién nacido puede ser una fuente de estrés para los padres y la lactancia materna ayuda a que el pequeño se relaje y se sienta reconfortado”, añade.

Si das el pecho debes estar bien hidratada

La  leche materna contiene entre un 85% de agua, suficiente para satisfacer la sed del bebe, con independencia del líquido que tome la madre. Mientras se da el pecho, es habitual sentir sed porque la hormona oxitocina (que produce sed) aumenta cuando el bebé succiona. Por eso, y más en verano con las altas temperaturas altas, conviene dejar a mano a mano una botella de agua para no tener que levantarse antes de que el bebé termine de comer o pasar un mal rato por la sed, pues las primeras tomas, hasta que se coge el ritmo, pueden durar bastante tiempo.

Combatir el calor

Muchas mujeres se acaloran cuando amamantan. También el bebé puede sudar mucho por la cabecita mientras come, por el esfuerzo que supone la succión. Para estar más cómodos la madre se puede poner una gasita fina sobre el brazo donde se apoya el niño. Lo mejor para bajar los grados en casa, sobre todo en las horas centrales del día, es cerrar las ventanas y bajar las persianas. La estancia donde se da el pecho se puede refrescar con aire acondicionado o un ventilador, siempre que el chorro de aire no se dirija directamente al bebé.

Además te proponemos que minimices el estrés. Muchas familias planifican un sinfín de actividades (cenas, compras, viajes y encuentros familiares) que pueden resultar estresantes para la madre, y los bebés son muy sensibles a sus cambios de ánimo. Montse Robles recomienda a las madres, sobre todo si son primerizas, “que pidan ayuda, ya que las madres suelen tender a querer hacerlo todo y eso puede repercutir negativamente en su estado de ánimo”.

En cualquier lugar

Dar el pecho no debería ser un impedimento para salir de casa. Hoy en día se puede amamantar en cualquier lugar. Muchas mujeres lo hacen sin reparos, pero a otras les da pudor que las vean. En este caso, es mejor usar camisetas que blusas con botones, camiseta de lactancia, con la que solo se muestra una parte del seno, o usar una bandolera o un fular portabebés que permiten amamantar con total discreción. En la piscina o la playa, el pecho se puede cubrir con pañuelo fino, de algodón, lino o hilo.

Si vais a volar en avión consultar la normativa vigente sobre lactancia en las aerolíneas: informarse sobre la política de la compañía aérea respecto a la lactancia materna durante el vuelo es siempre una buena recomendación. En la mayoría de ellas hay un consenso sobre que las madres deberían poder alimentar a sus hijos sin que les pidan que se "tapen". En los controles de seguridad de los aeropuertos es necesario informar de que llevamos leche materna.

Para los que viajéis al extranjero, es importante conocer las costumbres de otros países: no todos los países protegen de la misma manera los derechos de las madres lactantes. Es recomendable informarse con antelación sobre las normas a seguir respecto a la lactancia materna en público en el extranjero.

De viaje

Después del parto, si la madre y el bebé están bien, no existen inconvenientes para realizar un viaje largo en coche, tren o avión. Si el trayecto es largo, habrá que amamantar al pequeñín en ruta. Tanto en el  tren como en el avión, viaja en los brazos de mamá (con un cinturón especial) y esta puede darle el pecho en cualquier momento. Si se viaja en coche, habrá que parar en un área de servicio para amamantarlo y buscar un lugar fresco y una posición cómoda para los dos, sin prisas, aunque eso suponga alargar el tiempo del viaje. Lo bueno de viajar con un bebé lactante es que su comida va con él, la familia puede moverse libremente y alojarse en cualquier tipo de establecimiento (más complicado cuando empiece a comer alimentos sólidos y haga falta una cocina para prepararlos).

Por último, se generosa con tu aspecto. Muchas madres, después de dar a luz, notan cómo ha cambiado su cuerpo. Las madres han de procurar vivir con naturalidad este momento tan especial e importante en sus vidas. Esto se hace mucho más evidente en zonas donde se tiende a exhibir más el cuerpo como la playa o la piscina. “La excesiva preocupación por nuestro estado físico puede repercutir en la cantidad de leche que genere nuestro cuerpo”, afirma Montse Robles.

Asesora: Eloísa López, asesora del grupo de lactancia Multilacta.

Etiquetas: dar el pecho, lactancia, lactancia a demanda, lactancia materna, posparto, verano

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS