Introducción de sólidos en la comida del bebé

Tres normas que no tienen sentido

Algunas madres, a veces aconsejadas por pediatras, ofrecen los primeros sólidos al bebé siguiendo unas pautas rígidas que no son necesarias. El doctor Carlos González explica por qué.

Tres normas que no tienen sentido

Muchas veces la introducción de los primeros sólidos en la alimentación del bebé se hace siguiendo una serie de normas estrictas que carecen de sentido.

Separar los alimentos

A menudo la comida de los bebés se clasifica por grupos, como los libros en las estanterías de las bibliotecas. Se clasifica por meses (a los X meses los cereales, a los X meses la fruta, a los X meses la verdura...) y por horas del día (a las 9 h, cereales; a las 13h, verdura; a las 17:00 h, la fruta...).

Los adultos no clasificamos así nuestros alimentos, no tomamos los cereales, sino el desayuno, no tomamos la fruta, sino la merienda. Y en el desayuno puede haber pan, fruta o huevos con salchichas, y a veces mezclamos cereales con fruta y carne (macarrones a la boloñesa, ¡el tomate es una fruta!) y otras veces los comemos uno detras de otros en la misma comida. ¿Por qué no pueden los bebés comer así?

 

Triturar la comida

Los adultos mezclamos algunos alimentos en el mismo plato... pero no los trituramos todos juntos en un puré. Un día comemos pollo con arroz y otro ternera con guisantes; un día manzana y otro día plátano. ¿Por qué nuestro hijo se ha de pasar meses comiendo cada día a la misma hora la misma papilla con los mismos ingredientes?

Hace unas décadas se puso de moda empezar la alimentación complementaria muy pronto, antes de los tres meses e incluso antes del mes. Claro, a esa edad, tiene que estar triturado. Pero ahora empezamos a los seis meses, y a esa edad los bebés pueden agarrar la comida con las manos, llevársela a la boca y comer normalmente (si es que quieren).

Por supuesto, hay que cortarlos en pedazos manejables que se deeshagan en la boca o puean tragar enteros, y quitar los pellejos, espinas, huesos... En la página baby-led weaning se puede ver cientos de bebés que comen felices comida normal con su propia mano.

 

 

Si engorda poco, darle papillas antes del sexto mes

Si se mira una gráfica de peso (www.who.int/childgrowth); se observa que es una curva, no una recta. Es curva porque el bebé engorda cada mes menos que el anterior. Cualquier bebé engorda más, mucho más, entre los dos y los cuatro meses (solo con pecho o solo con biberón) que entre los 10 meses y los 12 (con pollo, macarrones y otros alimentos, además de la leche). Ocurre con todos los bebés. ¿Cómo puede haber todavía tanta gente convencida, contra toda evidencia, de que las papillas engordan?

(Si realmente un bebé de menos de seis meses no puede tomar suficiente leche materna, por el motivo que sea, en todo caso habría que darle leche adaptada, no papillas. Es la leche la que lleva los nutrientes, vitaminas y minerales que necesita).

 

 

Etiquetas: alimentación complementaria, alimentación del bebé, bebé, leche materna, papilla con cereales, papilla de fruta, primer año del bebé, primeros sólidos

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS