Primeros sólidos

El biberón es para tomar leche

No es recomendable dar al bebé la papilla en el biberón para que coma más. El doctor Carlos González explica cuáles son los inconvenientes de este gesto tan común.

El biberón es para tomar leche

¿Un truco para que el bebé acepte los cereales o el puré? Meterlo en el biberón para que piense que es leche y se lo tome. A veces, con tal de que el niño coma, hacemos cosas raras; sin embargo, enseñar a comer al niño es mucho más sencillo que eso.

 

Ofrecerle la comida en el biberón

Vemos niños que toman pecho durante año y medio y luego empiezan con el biberón. Vemos niños que toman cereales, verdura y hasta pescado en biberón. Vemos niños que toman biberón a los tres o cuatro años.

No son problemas graves. Peor sería fumar. Pero hay inconvenientes: sociales (porque a cierta edad ya no nos parece bien, y algunos empiezan a ridiculizar al niño que todavía toma biberón), nutricionales (tienden a tomar un exceso de leche, 250 o 300 ml en cada biberón, mientras que con el vaso tomarían menos de la mitad y comerían por tanto más variado) y dentales (la costumbre de irse a la cama con un biberón puede producir unas caries tremendas.

Por lo tanto, convendría que los niños de pecho no tomasen nunca biberón (pueden pasar al vaso directamente) y que los criados con biberón empezasen a tomar algunas tomas de leche en vaso a partir de los seis meses, para suprimir por completo los biberones antes del año. Y en todo caso, el biberón es solo para la leche: el agua, desde el primer día en vaso; y las papillas, si es que le da (pues no las necesita), espesitas y con su propia cuchara.

 

Complicar las cosas

Muchas veces dicen las madres “es ver la cuchara, y se pone a llorar”. Un niño que chupa el mando de la tele y el dedo de su abuelo y, que si te descuidas, come papel de periódico, ¿cómo es posible que la única cosa que no se quiere llevar a la boca sea precisamente la cuchara? ¿Qué experiencias ha sufrido con la dichosa cuchara para llegar a esta situación?

 Es mucho más sencillo. Los bebés se lo llevan todo a la boca, solo hay que dejar comida a su alcance, dejar que se la lleven a la boca a su ritmo, que coman lo que quieran (que al principio será muy poco), que aprendan y que disfruten de la experiencia. No convirtamos la comida en fuente de conflictos.

 

 

Etiquetas: alimentación complementaria, alimentación del bebé, biberón, lactancia, leche materna

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS