Actualidad

Mejor biberones pequeños: evitan el sobrepeso del bebé

2 minutos

El tamaño del biberón puede aumentar el riesgo de obesidad en un niño antes de cumplir el año.

biberón_obesidad

Dar leche de fórmula a los bebés con un biberón grande podría aumentar el riesgo de que sufran sobrepeso. Así lo sugiere un reciente estudio de la Universidad de Carolina del Norte (EE.UU.) publicado en la revista Pediatrics.

Según el pediatra y coautor del estudio, Charles Wood, "queríamos averiguar qué factores pueden modificarse de bebés para prevenir la obesidad y fomentar un crecimiento sano durante el primer año de vida”.

Y, tras evaluar a 298 bebés que tomaban leche de fórmula entre los 2 y los 6 meses de edad “comprobamos que los que estaban siendo alimentados con biberones más grandes comían en exceso y que sus percentiles de peso y estatura para su edad eran muy altos”.

Por estas razones, el estudio concluyó que “reducir el tamaño del biberón podría ser una forma de evitar la obesidad temprana”.

Casi la mitad de los padres usaban un biberón "grande" (180 ml). Los bebés aumentaron una media de 2,7 kilos en estos cuatro meses mientras que los que se alimentaron con los de mayor medida, pesaban 200 gramos más y presentaban percentiles más altos en peso y estatura al cumplir los 6 meses.

"Los bebés alimentados con biberón podrían tener mayores probabilidades de ser alimentados en exceso, sobre todo si los padres animan al bebé a acabarse el biberón aunque muestre señales de saciedad", añadió Wood.

¡No hay que terminar el biberón!

El Dr. Wood comenta que el origen podría encontrarse en el empeño de los padres en que terminen el biberón, aunque su hijo muestre señales de que ya está saciado.

Que el pequeño no termine toda la leche de un biberón grande debería ser una señal de que no necesita tanto alimento y, por tanto, no hay que animarle a terminarlo.

Para evitar esto, los investigadores sugieren la importancia de entender cuándo el niño tiene hambre o ya está lleno:

  • Hambre: boca abierta, chasqueo de los labios, la mano en la boca o inclinarse hacia el biberón. No hay que esperar al llanto, una señal extrema.
  • Saciedad: apartarse del biberón o darle manotazos, sacudir la cabeza, actuar de forma distraída o quedarse dormido durante la toma.

Etiquetas: alimentación del bebé, bebé, biberón, leche de fórmula, obesidad

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS