Nutrición infantil

Brócoli para bebés: beneficios y recetas deliciosas

El brócoli, al igual que la coliflor, puede convertirse en un alimento tan nutritivo como delicioso, que podemos introducir en la alimentación del bebé a medida que, poco a poco, se comienza con la inclusión de los alimentos sólidos. Te descubrimos su aporte nutricional, algunos de sus beneficios más importantes y una serie de recetas rápidas y sencillas.

El brócoli es un alimento maravilloso, repleto de nutrientes y de beneficios para la salud. Pertenece a la misma familia de otros vegetales similares como la coliflor, col rizada, repollo o las coles de Bruselas, que se caracterizan por ser vegetales crucíferos.

Se convierte en una fuente excelente de vitaminas, minerales, antioxidantes y fibra, motivo por el cual es ideal en la alimentación de los más pequeños. Eso sí, dado que el sistema digestivo del bebé necesita un tiempo para acostumbrarse a los sólidos, es común que el brócoli se evite como una de las primeras verduras que se le presenta al bebé.

¿Cuándo pueden los bebés empezar a comer brócoli?

Servidos hervidos, o cocidos al vapor, no hay duda que el brócoli es una opción nutritiva excelente, cuyo sabor suave y particular tiende a gustar a muchos niños, especialmente por su característica forma (la cual recuerda muchísimo a un árbol en miniatura).

No en vano, el brócoli es considerado como un alimento básico en la alimentación de los más pequeños de la casa, gracias a que contiene numerosos nutrientes, sumamente interesantes para los niños.

Aunque es cierto que algunos pediatras aconsejan no introducir el brócoli (o la coliflor) hasta que el bebé llegue a la edad de 10 meses o más, la realidad es que, como ocurre con la gran mayoría de verduras y frutas, es posible introducirlo en la dieta del bebé a partir de los 6 meses de edad (salvo que exista, claro está, algún tipo de indicación pediátrica que recomiende su introducción más tarde).

Elevado contenido nutritivo

Una de las principales cualidades que encontramos en el brócoli es su elevado contenido de nutrientes, al estar repleto de una amplia gama de vitaminas, minerales, fibra, antioxidantes y otros compuestos bioactivos muy beneficiosos.

Por ejemplo, es considerado como una fuente excelente de vitamina C, de manera que 90 gramos de brócoli proporcionan el 135 por ciento de la ingesta diaria recomendada de esta vitamina. 

Pero no solo eso. También es rico en vitamina K, folatos (vitamina B9), vitamina A, potasio, fósforo, selenio, fibra, carbohidratos y proteínas. Mientras que su contenido en grasas es relativamente bajo (de hecho, solo aporta 0,3 gramos de grasas por cada 90 gramos).

Ayuda a mejorar la inmunidad del bebé

Como te hemos mencionado brevemente en las líneas anteriores, el brócoli destaca especialmente por su elevado contenido en vitamina C, la cual es sumamente conocida por sus cualidades antioxidantes, ayudando a reducir la acción de los radicales libres.

Pero sus beneficios no se quedan ahí. Y es que también es un nutriente crucial para fortalecer los componentes básicos del sistema inmunológico, mejorando con ello la inmunidad natural del bebé, aún en desarrollo, y genera resistencia para combatir muchas de las enfermedades a las que puede enfrentarse cuando es pequeño.

Disminuye el riesgo de anemia

Beneficios del brócoli en los bebés
Foto: Istock

El brócoli es muy rico en hierro, un mineral que ayuda a estimular el desarrollo de la hemoglobina, cuya función principal es la de transportar oxígeno a distintas partes del cuerpo a través de los vasos sanguíneos. 

Si tenemos en cuenta que el desarrollo de la hemoglobina depende casi completamente de la presencia de hierro en el organismo, un consumo regular de brócoli ayudaría a estimular su desarrollo, disminuyendo con ello el riesgo de aparición de la anemia.

Reduce el estreñimiento

Cuando se introducen los primeros alimentos sólidos en la alimentación del bebé suele ser común que surja algo de estreñimiento. El brócoli destaca también por su alto contenido en fibra, que actúa como laxante natural, ayudando por tanto a la hora de aliviar y reducir el estreñimiento.

De hecho, la fibra ayuda a absorber la humedad adicional, estimulando el proceso digestivo y eliminando las impurezas, consiguiendo con ello mantener un sistema digestivo mucho más saludable.

Algunas recetas deliciosas con brócoli para el bebé

Puré de brócoli

Para elaborar este maravilloso puré, ideal para introducirlo en la alimentación del bebé a partir de los 6 meses de edad, únicamente necesitas brócoli y un poco de agua mineral.

Comenzaremos lavando bien el brócoli y procedemos a cortarlo en trozos pequeños. Luego lo cocinamos al vapor hasta que se ablande. Añadimos agua y trituramos hasta conseguir una consistencia más bien delgada y suave.

Puré de brócoli y zanahoria

Para elaborar este delicioso puré necesitas brócoli y algunas zanahorias peladas y cortadas en cubitos.

En primer lugar lavamos bien el brócoli, y lo picamos junto con los tallos, en trozos finos. Eso sí, en caso de que desees preparar un puré con una textura mucho más suave, es recomendable utilizar solo los floretes.

En una cacerola añadimos el brócoli junto con las zanahorias peladas y cortadas en cubitos, agregamos un poco de agua y dejamos hervir durante algunos minutos, hasta que tanto el brócoli como las zanahorias se encuentren blandas.

Transferimos a un cuenco y procedemos a triturarlas hasta formar un puré suave.

También te puede interesar:
Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Continúa leyendo