Amamantar sin miedo

¿Café, tabaco, alcohol… dando el pecho? Con cuidado

2 minutos

Cuando se da el pecho surgen dudas sobre los hábitos sociales. Te contamos qué se puede hacer y qué no.

lactanciahabitossociales

Una vez que madre e hijo han pillado el truco a la postura, empiezan a surgir las dudas sobre lo que se puede y no se puede hacer mientras se da el pecho y los cuidados que hay que tener para no perjudicar al bebé.

Tomar café: sí, pero con moderación

Como ocurre con cualquier otra substancia, el paso de cafeína a la leche es escaso. Aunque si la madre toma mucha mucha cafeína (café, té, chocolate, colas, bebidas energéticas, hierba mate, medicamentos con cafeína..), podría llegar a quitarle el sueño al bebé. Por un par de tazas de café al día no hay ningún problema.

Fumar: con reservas, y nunca en casa

La nicotina pasa a la leche. Pero los efectos perniciosos del tabaco no se deben a la nicotina, sino al humo. Por eso, precisamente, se usan parches de nicotina: para que los fumadores dejen de fumar: porque consumir nicotina sola, sin humo, no es perjudicial (salvo que la dosis fuera altísima, algo imposible a través de la leche materna).

Por tanto, si alguno de los padres o adultos que cuidan al niño fuman, lo que han de hacer es no fumar nunca en casa. Ni siquiera cuando el niño no está. En las casas en que se fuma, las partículas de alquitrán y otros tóxicos se depositan sobre los muebles y cortinas, envuelven al aire y acaban perjudicando a los niños.

Los hijos de padres fumadores sufren más otitis, más bronquitis, más infecciones respiratorias... 
No se debe fumar en casa, pero sí seguir dando el pecho. Porque se ha demostrado que la lactancia disminuye el riesgo de problemas respiratorios en los hijos de madres fumadoras. Es decir, seguir fumando y además quitarle el pecho es la peor combinación para la salud del bebé.

Tomar una copa: mejor no

El alcohol pasa a la leche con gran facilidad, y el nivel de alcohol en la sangre de la madre es el mismo que en su leche. En general, se considera que dos unidades de alcohol (dos cervezas, dos copas de vino, dos copas de licor pequeñitas…) al día no causan problemas al bebé (aunque, por supuesto, para tu salud y ya que has hecho el esfuerzo de no beber nada en el embarazo, sería mejor mantener esta sana costumbre). .

Si, un día, en una fiesta señalada, te pasas con el alcohol, es mejor que no dés el pecho hasta que no remita el mareo (por decirlo finamente), sobre todo si el bebé es muy chiquitín. Cuando remite es porque el nivel de alcohol en sangre ha bajado, y por tanto en la leche también. No es necesario sacarse la leche y tirarla. La leche que está dentro del pecho se limpia automáticamente, porque el alcohol vuelve a pasar a la sangre.

 

Etiquetas: bebé, lactancia

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS