¿Cuándo es el mejor momento?

Cambio de leche de fórmula a entera en el bebé

¿Tu niño toma leche de fórmula? Si estás pensando en hasta cuando es bueno que la mantenga en su dieta, debes fijarte en su edad. Según los meses que tenga quizá puedas empezar a introducir la leche de vaca en su alimentación. Descubre aquí cuándo puede ser el mejor momento para ello.

bebe leche
Fuente: iStock

Aunque la leche materna es el alimento ideal para los bebés de hasta 6 meses de edad, es posible que una madre no quiera o no pueda amamantar a su hijo. Por eso existen fórmulas adaptadas que sirven como sustitutas. Pero ¿hasta cuándo se aconseja el consumo de leche de fórmula en un niño? ¿Cuándo se debe empezar a ofrecer leche de vaca?

Como decimos, la leche que proviene de la madre de un bebé es el alimento ideal: tiene todo lo que requiere el niño y, además, su composición va cambiando según pasa el tiempo, de tal modo que le da todo lo que necesita en el momento en que lo necesita. Por eso se recomienda que sea la forma exclusiva de alimentarse hasta que el niño cumpla los 6 meses.

Una vez cumplidos, lo mejor es que la mantenga combinándola con otros alimentos hasta que al menos tenga un año. Sin embargo, sea por una u otra circunstancia, puede haber algunos bebés que no puedan tomar leche materna y que, por ello, sus madres recurran a las conocidas como leches de fórmula.

Este tipo de leche se elabora buscando asemejarse -en cuanto a contenido proteico- a la leche que podría obtener un bebé de su madre y se puede encontrar en diferentes formatos: en polvo, líquidas concentradas o líquidas listas para su consumo.

Por otro lado, veremos que existen otras clases diferenciadas por su composición. Veremos las fórmulas tipo 1, más indicadas para los primeros 6 meses de vida y las de tipo 2 (o de continuación), recomendadas para meses siguientes.  

La cuestión está en cuándo se debe introducir la leche de vaca en la dieta infantil. Lo cierto es que existe también un tercer grupo de lácteos de fórmulas, las de tipo 3 (o de crecimiento) que los fabricantes venden para bebés de un año o más. Afirman que aportan vitaminas, minerales y otros nutrientes necesarios para los niños.

Aquí podríamos ver un tema algo controvertido puesto que para algunos especialistas mantener la leche materna o de continuación es bueno hasta los dos años, sin embargo, para otros, las de tipo 3 no aportan grandes elementos que no se puedan obtener con una dieta equilibrada. Eso sí, lo malo es que podrían incluir elementos menos aconsejados, como azúcares.

Aunque haya algo de discordia en torno a ese tema, para lo que parece que hay acuerdo es con que a partir del año de vida los niños sí pueden tomar leche de vaca.

Desde que un bebé cumple un añito ya puede disfrutar de esta leche y de otros productos lácteos y aprovecharse de todos los beneficios que estos pueden aportarle. Se trata de un grupo de alimentos muy completo: es una fuente perfecta de calcio, por lo que ayuda a tener unos huesos fuertes. Es también una de las pocas fuentes de vitamina D, la que a su vez ayuda a absorber el calcio. Y, asimismo, también aporta proteínas y carbohidratos.

¿Por qué no es recomendable darle leche de vaca antes de los 12 meses?

leche bebé
Fuente: iStock

La respuesta es sencilla, básicamente porque el sistema digestivo de un bebé aun no está preparado para digerir las proteínas de la leche de vaca de la misma manera que con las de la leche materna o las de fórmula.

Además, dado el alto contenido que tiene la leche de vaca en minerales y proteínas, los riñones aun en maduración del bebé podrían sobrecargarse. Asimismo, tampoco contiene la cantidad adecuada de hierro, vitamina C, grasas saludables y otros nutrientes que necesitan los bebés.

foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Continúa leyendo