Patrocinado

Claves e importancia de la variación en la alimentación infantil

Una alimentación saludable y equilibrada es fundamental para el correcto estado de salud del lactante y determinante para el buen funcionamiento de su organismo, el crecimiento, la óptima capacidad de aprendizaje, el desarrollo psicomotor y en definitiva para la prevención de factores de riesgo que influyen en la aparición de algunas enfermedades.

Los objetivos de establecer unos hábitos alimentarios saludables son cubrir las necesidades nutricionales del niño que permitan un correcto crecimiento y desarrollo e instaurar una alimentación variada y equilibrada. 

En este sentido, conforme el lactante va diversificación su alimentación, se recomienda incluir a diario alimentos de todos los grupos (frutas, verduras, lácteos…) puesto que no existe un alimento que contenga todos los nutrientes que necesitamos a lo largo del día. Esto se traduce, según algunos expertos en tomar a diario más de 40 nutrientes distintos. ¡No parece nada fácil! Así pues, la variedad tiene que formar parte de la alimentación diaria, no sólo para facilitar la cobertura de las ingestas recomendadas de nutrientes, sino también para evitar la monotonía y para fomentar el aprendizaje de unos buenos hábitos alimentarios.

El establecimiento de pautas y hábitos alimenticios comienzan a establecerse muy pronto, desde el inicio de la alimentación complementaria y se consolidan antes de finalizar la primera infancia, persistiendo en gran parte en la edad adulta. Si les vamos ofreciendo poco a poco pero de manera continuada nuevos alimentos diferentes a los habituales, les ayudaremos a conocer otros sabores y texturas. Por tanto, será más probable que cuando sean mayores los acepten con más facilidad.

¿Cómo alcanzar una alimentación variada a través de las papillas infantiles?

En ocasiones, los padres acabamos escogiendo menús basados en las preferencias alimentarias de nuestros hijos con el fin de lograr que coman algo y agilizar o hacer menos pesado el tiempo dedicado a la comida.

Y con ello lo único que conseguimos es que la dieta se convierta en monótona e insulsa, los niños acaban comiendo solo cierto grupo de alimentos o por el contrario acaban perdiendo el total interés por la comida. El cuidado de los aspectos gastronómicos, la inclusión de platos e ingredientes típicos de la zona así como de otras culturas, la utilización de diferentes alimentos en función de la época del año, etc... Son aspectos a cuidar y soluciones para enseñar a nuestros hijos a disfrutar de los alimentos, a experimentar con diferentes sabores, texturas y colores y en definitiva, a conseguir que los menús de los más pequeños sean variados a la vez que equilibrados.

En el caso de las papillas, el cereal es el ingrediente mayoritario de per se, por lo que el principal componente de las mismas son los hidratos de carbono. Una primera opción para diversificar la dieta del bebé e ir ampliando la variedad de alimentos e ingredientes de su alimentación es aumentar progresivamente el tipo y numero de cereales, comenzando inicialmente por papillas elaboradas a base de 1 o 2 cereales sin gluten como pueden ser el arroz, el maíz, el mijo, el sorgo, etc....

Aparte de la combinación de diferentes cereales, la adición o incorporación de otros ingredientes diferentes a los mismos como puede ser el caso del yogur, la fruta, los frutos secos, la miel...aporta nuevos nutrientes a las papillas que complementan su valor nutricional además de brindar al bebe nuevas experiencias gustativas y olfativas que contribuirán a la natural evolución de la diversificación alimentaria y a la aceptación de nuevos alimentos. Esta ha sido uno de los principales pilares en el desarrollo de los sabores de Ordesa con sus cereales Blevit Plus 8 cereales con espelta y plátano, Blevit plus 8 cereales con quinoa y frutas. Estas dos nuevas variedades de papillas tienen una base de 8 cereales, a la cual se añaden nuevos ingredientes para complementar su composición e incrementar su valor nutricional: la espelta y  la quinoa; alimentos de los que cada vez escuchamos hablar más, gracias a sus grandes beneficios nutricionales.

Quinoa: un superalimento, ¿apto para bebés? ¡Claro!

La quinoa es un grano cultivado desde hace más de 5000 años que llega ahora a nuestra cultura. Reúne una serie de cualidades que la convierten en un fantástico alimento.

  • Proteínas de alto valor biológico. Es decir, contiene aminoácidos esenciales para que nuestro organismo pueda “construir” sus propias proteínas.
  • Contiene ácidos grasos esenciales, Omega-3 y Omega-6.
  • Fibra alimentaria que contribuye a regular el tránsito intestinal.
  • Vitaminas y minerales especialmente las vitaminas C, E y del grupo B como las vitaminas B1, B2, B3 y B9 y con minerales como calcio, hierro y zinc.

Espelta desde bebés

La espelta utilizada desde hace más de 7000 años, actualmente se ha convertido en uno de los cereales más valorados debido a que le han sido reconocidas sus propiedades y cualidades nutricionales.

  • Rico en fibra: La espelta es un cereal integral muy rico en fibra insoluble.
  • Fuente excelente de proteínas y aminoácidos esenciales.
  • Aporte de vitamina E y del grupo B y minerales como el hierro, zinc y magnesio.

 

La quinoa y la espelta que se añaden para la elaboración de Blevit plus 8 cereales con espelta y plátano y Blevit plus 8 cereales con quinoa y frutas son de cultivo ecológico.

Continúa leyendo