Padres desinformados

Comienza el juicio por la muerte de Lucas, el bebé belga que con 7 meses pesaba solo 4 kilogramos

3 minutos

Comienza el juicio en Bélgica por la muerte de un bebé que pesaba la mitad de lo que debía pesar a sus 7 meses de edad, presumiblemente por la dieta irresponsable a la que lo sometían sus padres.

leche de quinoa

En 2014 nos enteramos del triste fallecimiento de un bebé en Bélgica que a los 7 meses de edad pesaba la mitad del peso recomendado para su buen desarrollo.

El bebé, que se llamaba Lucas, falleció presumiblemente por una dieta irresponsable carente de los nutrientes básicos necesarios para un niño de esa edad.

Sus padres, Peter y Sadrina, diagnosticaron al pequeño intolerancia al gluten, entre otro tipo de problemas alimenticios que consideraban que sufría el pequeño como los habituales cólicos derivados de lo que consideraron que era alergia a la lactosa. Con base en estos trastornos, que en ningún caso fueron diagnosticados ni por un pediatra ni por un nutricionista, eligieron alimentar a su hijo con una dieta fundamentada en lo que conocemos como leches vegetales, que no son leche sino bebidas vegetales, por lo que carecen de la grasa y nutrientes que necesita un niño en sus primeros meses de vida.

Los padres se enfrentan a una posible condena de 18 meses de cárcel por la muerte de su bebé debido a la malnutrición que sufría. La alimentación del pequeño se basaba en una dieta sin gluten (sin haber sido diagnosticado con ningún tipo de intolerancia al respecto) en la que la leche de quinoa era una de las bases fundamentales.

El niño falleció debido a su malnutrición y a la deshidratación que sufría, según la autopsia practicada al pequeño, su estómago estaba totalmente vacío y, aunque se conoce que el bebé respiraba con dificultad, los padres nunca acudieron a pedir ayuda a un servicio médico hospitalario aunque sí acudieron a un homeópata que los urgió a ir de inmediato a buscar ayuda a un hospital; en palabras del padre del niño “nunca fuimos al médico con Lucas porque jamás notamos nada inusual”. Sadrina, la madre, asegura que “algunas veces ganaba un poco de peso y otras lo perdía. Nunca deseamos la muerte de nuestro hijo”.

Para la abogada defensora, los padres actuaban en base a lo que consideraban que tenía su hijo: un problema alimenticio, para el Ministerio Fiscal belga, sin embargo, esto equivale “a denegarle intencionadamente comida al bebé”.

Según The Daily Mail, expertos locales como la pediatra Elisabeth De Greef del Hospital Universitario de Bruselas, alimentar a los niños con leche de quinoa y otros productos similares no es responsable: "No se ajustan a las necesidades de los bebés", ha concluido esta experta.

Para Julio Basulto, experto en nutrición, el problema no es la dieta sin gluten que sí es necesaria en los casos de celiaquía o sensibilidad al gluten no celíaca, sino en el hecho de que los padres basaran la alimentación en una alimentación nada nutritiva ni adaptada a las delicadas necesidades alimenticias a esta edad.

Los bebés durante su primer año de vida deben, como también señala el experto, alimentarse y recibir su principal fuente de nutrientes y calorías de la leche materna o, en su defecto, de una leche de fórmula y, como también destaca él mismo así lo explica la la Agència de Salut Pública de Catalunya en su texto Recomendaciones para la alimentación en la primera infancia (de 0 a 3 años):

“La leche materna o, en caso de que no sea posible, la leche adaptada, cubre todas las necesidades nutricionales del niño hasta los 6 meses. A partir de esta edad, la leche [materna o adaptada] tiene que seguir siendo la principal fuente nutritiva durante el primer año de vida del niño, con la incorporación y complementación de otros alimentos […]”.

 

Fuentes: The Daily Mail, Juliobasulto.com

Etiquetas: alimentación complementaria, alimentación del bebé, lactancia

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS