Patrocinado

Cómo aliviar los cólicos del lactante

Los cólicos del lactante son un problema frecuente en los tres primeros meses, porque el bebé aún no tiene el sistema inmunológico maduro. Normalmente el bebé suele llorar desconsoladamente, especialmente por la tarde, y tiene malestar general. Para aliviarle existen algunos remedios. Toma nota.

Cuando el bebé sufre un cólico, suele llorar desconsoladamente, normalmente por la tarde o la noche, siente malestar general y flexiona las piernas hacia la tripa. Ese llanto inconsolable se produce al menos tres horas al día, tres días por semana y durante al menos tres semanas. Y suele darle en mayor intensidad durante los primeros tres meses de vida del bebé. Se resuelve de forma espontánea durante el 4º o 6º mes de vida. No es grave, pero angustia a los padres, que generalmente se sienten impotentes y no saben cómo actuar. Sin embargo, antes de saber cómo aliviarlo, acude al pediatra para que lo examine y realice un diagnóstico, descartando otros posibles problemas.

Una vez que sabes con seguridad que tu bebé tiene cólicos, no te angusties y préstale la atención correcta. Toma nota de lo que puedes hacer: 

  • Portea al bebé. Pasearle y llevarle contigo le aliviará.
  • Aliméntalo a demanda. Si le entretenemos por ejemplo con un chupete o con otra cosa porque “aún no le toca”, el bebé comerá con más ganas y cogerá aire, llorará de hambre y también cogerá mucho aire que irá a parar a su estómago. Es importante saber interpretar las señales que el bebé utiliza para decirnos que tiene hambre para alimentarle a demanda. 
  • Dale un masaje en la tripita. Puede ayudarte a que expulse los gases. Hazlo en el sentido de las agujas del reloj, ayuda a que el aire circule por su cuerpo y se expulse fácilmente.
  • Ponle boca abajo. En esta postura, mécelo haciendo una presión suave y vibración en su barriguita.
  • Ruidos de fondo. A algunos bebés les va bien y les relaja, lo que se conoce como “ruido blanco”. Es un ruido de fondo, como la secadora o la campana de la cocina.
  • Biberones anticólicos. Si el bebé utiliza biberones para alimentarse es fundamental elegir uno que tenga un sistema de ventilación completo anticólicos para evitar que el aire fluya hacia la tetina y que el bebé lo trague al succionar. La mayoría de biberones anticólicos del mercado tienen un sistema de ventilación parcial. Los biberones de la marca Dr. Brown’s son los únicos con sistema de ventilación completa que canalizan el aire para que se quede en el fondo del biberón y no fluya hacia la tetina. Los biberones Dr. Brown’s están clínicamente probados para reducir cólicos. 

¿Cómo funcionan los biberones anticólicos?

El sistema de ventilación completa de Dr. Brown’s está compuesto por dos piezas: una válvula y un tubo. En cualquier biberón, el aire entra por el cuello de la tetina y se aloja en el recipiente. En el caso de los biberones Dr. Brown’s, este aire que entra por la rosca, se canaliza por los orificios de la válvula y se encauza a través del tubo de ventilación hacia el fondo del biberón donde se queda alojado por la presión positiva que se ejerce. De esta forma lo único que fluye hacia la tetina es la leche y se reduce la cantidad de aire que el bebé puede tragar al succionar.

Otra de las ventajas de la presión positiva es que se logra un flujo constante de leche, similar a la lactancia materna, que ayuda al bebé en la alimentación teniendo que hacer menor esfuerzo al succionar. Este menor esfuerzo ayuda tanto a la digestión como a tragar menos aire reduciendo los cólicos y gases. Aquí os explicamos el funcionamiento del sistema anticólicos de Dr. Brown’s. 

Continúa leyendo