Lactancia solidaria

Cómo donar leche materna

El hecho de ser madre permite a muchas mujeres mostrar su generosidad. Algunas donan el cordón umbilical durante el parto y otras donan su leche a otros bebés, al mismo tiempo que amamantan a su hijo. Para esto están los bancos de leche controlados por la sanidad pública.

También te puede interesar: Bancos de leche materna
Cómo donar leche materna

Últimamente, como resultado de un mayor conocimiento de las ventajas de la lactancia, se han multiplicado en Internet las iniciativas que facilitan el intercambio de leche materna entre familias. La Asociación Europea de Bancos de Leche (EMBA) ha alertado de los riesgos derivados del hecho de compartir leche materna entre varias madres sin control sanitario. Esta asociación recomienda que esta se obtenga solo de bancos de leche humana que siguen las directrices de calidad para selección de donantes, la manipulación y el procesamiento de la leche materna.

¿Qué hace falta para donar leche?

Si estás dando el pecho a tu bebé satisfactoriamente, solo necesitas tener buena salud y ganas de ayudar a otros bebés que lo puedan necesitar.

Si quieres donar leche de forma voluntaria y altruista basta con ponerte en contacto con un banco de leche materna. Allí te citarán para realizarte un sencillo control médico: una entrevista sobre tu salud y estilo de vida y un análisis de sangre para descartar infecciones como el VIH, la hepatitis o la sífilis.

Algunas costumbres o enfermedades contraindican la donación de leche, como el consumo de tóxicos (drogas, alcohol, tabaco o cafeína en exceso), la ingesta de ciertos medicamentos, ciertas infecciones y conductas de riesgo de contraer enfermedades de trasmisión sexual.

Si todo está bien, solo queda firmar un consentimiento informado. En ese momento te proporcionarán un sacaleches manual, envases de recogida, etiquetas identificativos y un manual para realizar correctamente el proceso. Se aconseja empezar a extraerse leche para donar cuando el bebé ya mame bien y hayan pasado unas semanas desde el parto, aunque lo importante es establecer la lactancia y no tanto los plazos.

Sobre la extracción de leche

La donación no afecta, en absoluto, al lactancia de tu hijo. Él no se quedará sin leche aunque la estés donando, al contrario: el hecho de que extraigas leche para donarla hará que aumente la cantidad.

No hay que donar una cantidad mínima. Se prefieren las donaciones frecuentes y abundantes, pero cualquier cantidad de leche extraída es de gran valor para los niños que la necesitan.

La extracción se puede realizar en el hospital o en casa. La leche extraída debe congelarse inmediatamente. Puede almacenarse en el congelador de casa hasta un máximo de 15 días.

Debido a la elevada variabilidad nutricional, en algunos bancos se mezcla la leche válida procedente de diferentes madres para obtener un producto más homogéneo. A continuación, la leche se reparte en envases y se pasteuriza. Una vez pasteurizada, se toma una muestra para un nuevo estudio microbiológico y una valoración nutricional. Los envases se conservan debidamente etiquetados en el congelador hasta su distribución a los hospitales que la precisan.

Asesor: Dr. Antoni Gayà, del Banco de Leche Materna de Islas Baleares y Presidente de la Asociación Española de bancos de Leche Humana.

 

Etiquetas: bebé, lactancia, leche materna

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS