Comienzo de la lactancia

Lactancia: así empieza a mamar el bebé solito, si le dejan

3 minutos

Dar el pecho es fácil si se empieza bien desde el principio y ahí es fundamental el papel de los profesionales que atienden el parto. El pediatra y experto en lactancia Carlos González nos indica qué hacer para que el bebé se agarre al pecho sin problemas nada más nacer.

Cómo busca el pecho el bebé y se agarra solo
SEGURO QUE TE INTERESA...

Habras observador cómo busca el pecho de su madre un bebé recién nacido él solo, de manera natural. Lo que necesita el bebé para comenzar la lactancia es estar en contacto con su madre y que le dejen hacerlo a su ritmo.

El bebé debe estar en contacto piel con piel con la madre durante al menos una hora inmediatamente después del parto, pues se ha comprobado que así mantiene una temperatura más estable, respira mejor y casi no llora (con lo que no pierde energía y oxígeno llorando). Además, ayuda al inicio de la lactancia.

¿Los recién nacidos maman por instinto?

Los recién nacidos tienen un fuerte instinto para empezar a mamar. Al colocarlos sobre su madre, ellos mismos buscan el pecho, se dirigen hacia él (sí, pueden moverse), lo estimulan durante un rato con la mano y con la boca y finalmente se ponen a mamar, habitualmente en muy buena posición. Luego suelen estar varias horas, unas seis o diez, como aletargados y casi sin mamar. Durante este tiempo hay que darle todo tipo de facilidades para mamar, pero no hay que asustarse ni obligarles si no maman.

La mejor postura para la primera toma

Lo mejor es que la madre, cansada del esfuerzo del parto, se tumbe boca arriba con el bebé tumbado sobre ella boca abajo y deje que el niño busque y encuentre el pecho por sí mismo. Esta postura es muy práctica en los primeros días y también por la noche y resulta muy útil para bebés que parecen rechazar el pecho.

Después del parto, el niño tienen que estar con su madre

El bebé estará en la habitación de la madre las 24 horas. Porque, si no, ¿cómo podría dar el pecho a demanda? Un recién nacido puede medio despertarse, moverse, buscar el pecho y, si en 10 o 15 minutos no le hacen caso, volverse a dormir. El bebé que está separado de la madre puede perder varias tomas y por tanto ganar menos peso. Además, los dos están más tranquilos y felices cuando están juntos.

La madre que tiene a su bebé cerca duerme tranquila porque ve que su hijo está bien; si el niño está en el nido, la madre suele despertarse cada vez que un bebé llora porque no sabe si es el suyo (y en un hospital hay muchos bebés, ¡siempre llora alguno!).

La lactancia, a demanda: no esperes a que llore

El pecho se da a demanda, sin horarios, en cuanto el bebé lo pide. A demanda no significa esperar a que llore (uno solo llora de hambre cuando ya tiene muchísima hambre), sin ofrecerle el pecho en cuanto parece que lo busca. Unas cuantas pistas: hacer pequeños ruiditos, movimientos con los labios y con la cabeza o, simplemente, aumentar la actividad general (pasar de dormido a despierto, o de estar quieto a moverse) se consideran signos precoces de hambre.

¿Cada cuánto hay que poner al bebé al pecho?

Se aconseja ponerlo al pecho a la más mínima sospecha. Todos los recién nacidos pierden peso, y cuanto más veces mamen, menos peso perderán y más leche tendrá la madre. Suelen mamar 10 o 12 veces o más en 24 horas (exceptuando esas primeras horas en que están aletargados). En las primeras semanas las tomas suelen ser largas, igual 15 o 20 minutos en un pecho; con el tiempo, van cogiendo más práctica, muchos niños de tres meses maman en menos de cinco minutos y algunos maman en menos de dos.

Dr. Carlos González, pediatra experto en lactancia materna y alimentación del bebé.

 

 

 

Etiquetas: alimentación del bebé, carlos gonzález, lactancia, mamar, recién nacido

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS