Baby Led Weaning

Consejos si vas a hacer BLW con tu hijo

Cómo ofrecerle los distintos ingredientes, cuánta cantidad hay que darle, cómo actuar en caso de atragantamiento... Si has tomado la decisión de introducir la alimentación complementaria a tu bebé siguiendo el método de Baby Led Weaning, son muchas las cosas que debes tener en cuenta antes de dar el paso definitivo.

La alimentación complementaria
La alimentación complementaria (Foto: depositphotos)

Tener un hijo implica afrontar nuevas decisiones en torno a su vida continuamente. Lactancia materna o leche de fórmula, cuna tradicional o colecho, qué colegio cumple mejor lo que buscáis en un centro educativo… y esto es algo que no solo no termina sino que va a más a lo largo de la vida porque las cuestiones se van transformando. No vas a poder evitar preguntarte una y otra vez si has elegido lo mejor para él en muchos temas que van a ir planteándose como, por ejemplo, cuando tu bebé se acerca a los seis meses y toca empezar con la alimentación complementaria. Es entonces cuando puede surgirte como duda si seguir la línea clásica a base de purés o probar con el Baby Led Weaning.

La idea de este método es que el niño vaya libremente descubriendo los alimentos sólidos sin pasar por la fase de triturados como si de un juego se tratara. Pero, aunque sea tomado como un juego, es importante que si es esta fórmula la que se va a seguir para que el bebé aprenda a comer más allá de la lactancia se sigan las pautas recomendadas por los diferentes expertos para que todo vaya sobre ruedas. Aquí tienes una serie de consejos si vas a hacer BLW con tu hijo que podrían ayudarte antes de comenzar.

Sigue las recomendaciones de los pediatras

La comunicación con tu pediatra es muy importante en cualquier decisión que tomes sobre la salud de tu hijo. En el caso de la alimentación complementaria será quien te guiará sobre el orden correcto que debes seguir a la hora de introducirle ingredientes de cara a poder comprobar la tolerancia del pequeño y tratar la aparición de posibles alergias. Deja que sean los expertos y no otras personas quienes te asesoren o resuelvan cualquier duda que te surja durante el proceso.

Haz un curso de primeros auxilios

En cualquier caso hay que tener en cuenta el riesgo de atragantamiento, pero si vas a hacer BLW con tu hijo es aún más recomendable hacer un curso de primeros auxilios para poder atender al bebé en el caso de que ocurra. No porque existan más posibilidades de tener que ponerlos en práctica sino simplemente porque el hecho de estar informado y saber qué hay que hacer en todo momento te da tranquilidad y evitará que te bloquees llegado el caso.

Empieza cuando esté preparado

Tanto si te decantas por el método BLW como si no, para comenzar con la alimentación complementaria es necesario que el bebé se mantenga sentado, que haya perdido el reflejo de extrusión y que presente cierto interés por la comida. Los 6 meses suelen ser la fecha aproximada de inicio -no obstante, la OMS recomienda lactancia exclusiva hasta entonces- , pero hay niños que no están preparados aún con esa edad por lo que no hay que tratar de anticipar el momento si todavía no ha llegado.

Prepara la comida de forma adecuada

Plato de comida para bebé
Plato de comida para bebé (Foto: depositphotos)

La manera en la que le presentes la comida al bebé es muy importante para que el método BLW funcione. Lo ideal es ofrecerle al menos tres alimentos diferentes para que pueda elegir y que estos sean de tamaños suficientes para que pueda cogerlos con la mano, al menos en los primeros meses. Piensa que al principio ni siquiera son capaces de hacer pinza con los dedos por lo que les costará mucho más coger ingredientes pequeños o trozos muy cortados. Trata de prepararle platos con distintos sabores y texturas para que vaya familiarizándose con todos.

No fuerces

No olvides que, en los primeros meses, el principal alimento del bebé seguirá siendo la leche por lo que no te agobies si crees que en los inicios las cantidades que come de alimentos son demasiado pequeñas. Además, recuerda que es a demanda por lo que puede que el niño esté saciado de este modo aunque a ti te parezca poco. No olvides que debe encontrarse cómodo y con facilidad de movimientos para poder ir utilizando las manos a su antojo.

Elige bien qué come

Al igual que en el caso de los adultos, trata de hacer un pequeño menú semanal con lo que va a comer y cenar para no tener que improvisar y tratar de equilibrarlo lo mejor posible. De este modo no solo seguirás las pautas marcadas por tu pediatra para la introducción de determinados alimentos por temas de alergias, sino que estarás iniciándole en las claves para llevar una alimentación saludable ahora y en el futuro y, de paso, ahorrarás tiempo en la cocina pensando qué darle cuando llegue la hora.

Informa a la familia

Si el pequeño va a comer o cenar con algún miembro de la familia que no es con quien lo hace habitualmente, es imprescindible que le des bien todas las indicaciones que debe seguir para que no haya ningún problema. Esto mismo es aplicable al centro educativo al que vaya el niño, trata de buscar uno en el que estén familiarizados con este método.

Ten paciencia

Aunque lo hemos situado al final de la lista, este es el primer consejo que debes grabarte a fuego antes de adentrarte en el Baby Lead Weaning. Necesitas estar bien informado para que no se escape ningún detalle y, sobre todo, estar concienciado con lo que puede pasar. Piensa que gran parte del tiempo lo pasarás recogiendo porque mucha de la comida que prepares terminará en el suelo y que el bebé es muy probable que termine con trozos de brócoli en el pelo pero, si quieres que funcione, has de ser paciente y tratar de estar tranquilo.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo