¿Se puede conservar?

Conservación de la leche de fórmula: ¿la puedo guardar?

Tanto si tu bebé consume desde su nacimiento leche de fórmula, como si ya ha cumplido 6 meses y decides darle leche de continuación, lo más aconsejable para su salud es que tengas en cuenta algunas consideraciones para conservar de la mejor manera este producto y evitar riesgos innecesarios.

leche de fórmula
Fuente: iStock

Sabemos que la leche es el alimento indispensable y por excelencia de un bebé. De hecho, será su alimentación exclusiva durante muchos meses, en especial si es leche materna. No obstante, tanto para aquellos que consumen leche artificial desde el primer momento, como para aquellos que ya han cumplido 6 meses y optan por las de continuación, es recomendable tener claras algunas cuestiones sobre la conservación de este tipo de productos.

La importancia de seguir las indicaciones de almacenamiento y preparación

El sistema inmunitario de un bebé se encuentra es proceso de maduración, está menos desarrollado que el de un niño o el de un adulto. Como está más expuesto a posibles infecciones, por eso es importante que tomemos las precauciones necesarias para evitar causar ningún daño al pequeño.

¿Cómo podemos hacerlo? Muy fácil, no es necesario que sepamos preparar todas las leches de fórmula, lo que debemos hacer es seguir bien las indicaciones tanto de almacenamiento como de preparación que nos proporcione cada fabricante. Esto, además de hacernos ahorrar tiempo, evitará en gran medida posibles problemas.

Un bebé es mucho más delicado que una persona adulta, por lo que hay que tener sumo cuidado con lo que se le da de comer y cómo se le da. El objetivo principal es reducir el riesgo de presencia de bacterias y para ello, habrá que preparar el biberón en las mejores condiciones de limpieza y consumirlo en el tiempo que corresponda.

¿Puedo guardar la leche de fórmula ya preparada?

Un punto en común que tienen todos los especialistas y marcas es que el mejor momento para dar el biberón es nada más prepararlo. Pero, qué ocurre cuándo el bebé no lo quiere, ¿es posible guardarlo para más adelante? ¿se puede tener fuera de la nevera? Veamos algunas diferencias importantes.

Como decimos, tanto la elaboración como la conservación van a depender de la marca de la leche que sea de nuestra preferencia. Estas son algunas inquietudes frecuentes:

leche
Fuente: iStock

¿Cuánto tiempo podemos tener un biberón fuera de la nevera?

Si el bebé lo ha empezado, pero no lo ha acabado, debe consumirse como mucho entre 30 minutos y 1 hora y no debe refrigerarse. No es recomendable que un bebé consuma la leche si ha estado sin refrigerar más de ese tiempo y si ha estado en contacto con su saliva.

¿Cuánto puede aguantar si no lo ha empezado?

Si acaba de ser preparado y no lo va a consumir inmediatamente, al igual que con otros alimentos, lo mejor es guardarlo en la nevera porque el frío ayuda a que se ralentice la aparición de bacterias.

El tiempo máximo en la nevera será de entre 12-24 horas, según la marca. Eso sí, siempre y cuando el bebé no lo haya probado antes, esté bien almacenado y tapado como lo indique el fabricante. Asimismo, hay que considerar que no se debe congelar y que el tiempo que pase dentro de la nevera no puede entenderse como un tiempo “de compensación” por el que ha estado fuera.

Si ha pasado más horas de las convenientes sin refrigeración lo mejor es desechar el biberón y preparar uno nuevo. Recuerda también que esto son consejos generales y que lo más adecuado es seguir las instrucciones de cada leche de fórmula.

foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Continúa leyendo