Lactancia materna

Dar el pecho evita casos de asma y otras dificultades respiratorias

Prolongar la lactancia materna previene los jadeos o sibilancias tan típicos en los recién nacidos y evita futuros casos de asma (sobre todo en los niños más que en la niñas). Esta es una de las principales conclusiones del estudio que se presentará en el XIII Simposio Internacional de Lactancia Materna.

Es indudable que la lactancia exclusiva durante los primeros 6 meses supone un gran beneficio para el bebé. Sin embargo, cada año son más los estudios que demuestran nuevos beneficios indiscutibles sobre amamantar a tu hijo.

Ahora le ha tocado el turno a enfermedades pulmonares, y es que parece, que la leche materna favorece el correcto desarrollo del aparato respiratorio. Esta es una de las principales conclusiones de un estudio multidisciplinar y pionero en su campo, liderado por Meghan Azad, profesora adjunta de Pediatría y Salud Infantil de la Universidad de Manitoba (Canadá), con el que ha demostrado que los bebés alimentados exclusivamente con leche materna tienen hasta un 33% menos de casos de jadeos o sibilancias durante el primero año de vida, y más aún en el caso de los niños más que en las niñas. Eso significa que 3 de cada 10 niños podrían librarse de la bronquiolitis, una enfermedad respiratoria muy común, no siempre grave, pero que principalmente afecta a los niños menores de 2 años.

En el caso de niños con madres asmáticas, la labor de prevención de la leche materna es aún más eficaz: las sibilancias se reducen hasta en un 62% en bebés que han sido alimentados exclusivamente con leche humana durante los primeros seis meses, siendo las sibilancias un importante factor de riesgo en el desarrollo de enfermedades respiratorias incurables como el asma.

Los niños, mayor predisposición a sufrir jadeos

Como antes hemos mencionado, uno de los descubrimientos más inesperados ha sido la identificación del sexo como un factor de riesgo en el desarrollo de enfermedades respiratorias. Los niños tienen una mayor predisposición a sufrir jadeos y se estima que pueden necesitar casi el doble de atención médica que las niñas. Aunque aún no se ha demostrado el origen de esta diferencia, algunas hipótesis defienden que podría estar provocada por las hormonas femeninas presentes en la leche materna. Dado que hombre y mujer responden de forma diferente ante las hormonas sexuales, los efectos de la lactancia también podrían ser diferentes.

El estudio, presentado en París (Francia, durante en el XIII Simposio Internacional de Lactancia Materna promovido por Medela, reúne cada año a profesionales relacionados con la lactancia materna como pediatras, neonatólogos o responsables de UCIN en los hospitales. Estos expertos abordaron la importancia de la prevención de enfermedades pulmonares en los bebés, tanto en sus primeros años de vida como a posteriori, así como sus consecuencias económicas en los actuales sistemas de salud. Tal es la importancia de la leche materna en bebés propensos al asma que han debatido sobre la posibilidad de crear un nuevo programa educativo para ayudar a las familias con historiales genéticos de asma a comprender el potencial de la leche materna en su prevención.

La lactancia exclusiva hasta los 6 meses aumenta la protección

También te puede interesar:

Las sibilancias, uno de los síntomas de la conocida bronquiolitis, son una de las principales causas de hospitalización durante la infancia. Se trata de episodios en los que los bebés tienen dificultades para respirar durante por lo menos 15 minutos, produciendo un silbido en su pecho en cada inspiración. Según las conclusiones del estudio de la profesora Azad, en el que han participado niños de entre 0 y 5 años y científicos de 20 disciplinas diferentes, entre un 20% y 50% de los recién nacidos experimentan al menos un episodio de jadeos hasta cumplir un año.

Los bebés cuyas madres tienen asma son quienes más se benefician de las propiedades de la alimentación exclusiva con leche materna en materia de prevención de enfermedades respiratorias. Los episodios de jadeos se reducen de media de 1.40 a 0.33 por bebé y por año. Este factor cobra mayor importancia ante el componente genético que presenta esta enfermedad.

En cambio, los datos del estudio revelan que los bebés que abandonan la lactancia previamente o la combinan con otro tipo de alimentación, como la leche de fórmula, experimentan el doble de episodios de jadeos y mayores dificultades respiratorias. Hasta el primer año, mantener la lactancia a medida que se introducen alimentos sólidos en la dieta de los pequeños continúa favoreciendo el desarrollo de sus pulmones.

El impacto de la lactancia materna

Estas evidencias científicas demuestran la importancia de la concienciación sobre el papel de la leche materna como herramienta de prevención contra enfermedades respiratorias crónicas e incurables como el asma que, según la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), afecta a unos 2,5 millones de niños y adultos en España. La leche materna reduce el riesgo de infecciones respiratorias, promueve el adecuado desarrollo de los pulmones y favorece la maduración del sistema inmune.

Contar con programas que apoyen la lactancia materna tendría un importante impacto en la salud mundial, traduciéndose en un menor gasto económico en tratamientos médicos contra el asma y otras enfermedades respiratorias. La relación existente entre la prevención de enfermedades respiratorias y la leche materna refuerza, por tanto, la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de mantener la lactancia exclusiva durante los primeros 6 meses.

También te puede interesar:
Ana Palicio

Ana Palicio

Soy periodista y madre de una niña y un niño. Si algo he aprendido con ellos, es que me queda mucho por aprender. Soy una asturiana por el mundo, que vive en Madrid. Me gusta viajar, lo nuevo, los museos, salir y entrar...Trataré de mostrar todo lo que me inspira, ayuda y divierte.

Continúa leyendo