Alimentación

El 20% de los niños menores de 5 años tiene sobrepeso

2 minutos

Una mala alimentación en la infancia es determinante en la salud a largo plazo.

alimentacion

La obesidad infantil se sitúa como el principal problema de salud de los niños en el mundo desarrollado. Entre las cifras manejadas, España sobresale como uno de los países europeos con el índice más alto de sobrepeso. En este sentido, el porcentaje asciende hasta el 44,5% de españoles entre 6 y 9 años con exceso de peso y un 18% sufre obesidad.

La mala alimentación desde una temprana edad puede generar problemas tan dispares como el déficit de atención, ansiedad, frustración y falta de comunicación, entre otros. Lo que se traduce en el desarrollo de malos hábitos del niño desde edades muy tempranas, inconvenientes a los que se suman al riesgo de padecer determinadas patologías tales como la obesidad, el asma o la hipertensión.

Interiorizar buenos hábitos desde niños

“Es fundamental mantener un control médico de la alimentación desde la infancia para facilitar que el crecimiento sea óptimo y que cada niño interiorice ciertos hábitos que mantendrá el resto de su vida”, explica el doctor Jacobo García-Rojas, director médico de Sants Institut, quien añade: “Hay que prestar especial atención a la ingesta diaria de los niños, que debe ser completa en proteínas, hidratos, frutas y verduras, con alimentos que aporten la mayor cantidad de nutrientes prescindiendo de las grasas, especialmente las saturadas”.

Desde Sants Institut insisten en la importancia de asegurar a los niños una dieta equilibrada acorde a sus necesidades para garantizar un desarrollo adecuado. Así mismo, desde el centro médico-estético se hace hincapié en los riesgos a largo plazo que produce una disminución calórica o una alimentación que no tenga la suficiente cantidad de vitaminas y minerales necesarios para el organismo. El desarrollo cerebral de los niños con este tipo de carencias se ve truncado, propiciando enfermedades del corazón, trastornos del sueño u osteoporosis.

“Es posible que la alimentación que se da a los niños no sea escasa, pero si inadecuada, con alto nivel de hidratos o grasas de mala calidad, por lo que se aconseja a los padres acudir a revisiones con médicos especializados que conciencien sobre  los beneficios de una correcta nutrición y cómo conseguirla”, finaliza el doctor Jacobo García-Roja. 

Etiquetas: alimentación complementaria, alimentación del bebé

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS