PATROCINADO

La importancia de elegir bien el biberón para reducir los cólicos, los gases y las regurgitaciones de tu bebé

Muchos de los episodios de llanto inconsolable, irritación y agitación del recién nacido pueden evitarse con un gesto tan simple como es dar con un biberón adecuado.

Biberón de Dr Brown
Biberón de Dr Brown

El ser humano nace inmaduro. No sabe andar, ni mucho menos hablar, no ve como lo hará con el paso de los meses, ni siquiera puede sujetarse en una posición erguida. Pero la inmadurez no solo se aprecia en este tipo de funciones externas, sino que también se da internamente. Y una de las partes más inmaduras en los primeros meses de vida es el sistema digestivo. 

Para poder alimentarse y, por ende, sobrevivir y desarrollarse, el recién nacido posee el reflejo natural de succionar y tragar desde el momento del parto. Prueba de ello es que sus primeros minutos de vida los invierte en buscar el pecho de su mamá mientras esta le da cobijo y seguridad con el contacto directo de sus respectivas pieles. Esto es fundamental para que pueda ingerir y tolerar el único alimento que probará durante el primer semestre de vida, la leche, ya sea materna o de fórmula. 

Además de ser el alimento más completo para su crecimiento, la inmadurez en el sistema digestivo del bebé hace que también sea el más recomendable desde este punto de vista, ya que lo tolera bien pese a que su esófago presente un tono muscular inmaduro y a que el esfínter que separa a este del estómago tampoco está del todo desarrollado, entre otros aspectos. Al mismo tiempo, tampoco produce la cantidad necesaria de componentes involucrados en la digestión. Esto explica que hasta que con el paso del tiempo dicha inmadurez desaparezca, el niño sufra reflujos y regurgitaciones.

Al mismo tiempo, el bebé puede sufrir cólicos y gases, dos dolencias muy recurrentes en los primeros compases de vida. Los gases, entre otros motivos, se pueden dar porque el bebé “traga” mucho aire al utilizar biberones con diseños que no incidan en evitar este detalle, o porque no es capaz de succionar de la forma correcta. Y los cólicos, por su parte, son dolencias que aparecen entre la segunda y cuarta semana de vida. Tal y como explican la Academia Estadounidense de Pediatría y la Asociación Española de Pediatría en textos divulgativos sobre la materia, se caracterizan por los episodios de llanto inconsolable, irritabilidad y agitación que los acompañan. Cuando un bebé llora, busca consuelo en sus padres, en cuyo regazo se calma, pero no así cuando el motivo del llanto es un cólico, que suelen darse más por la noche, si bien no están claros los motivos por los que es así. 

El mejor remedio para evitar los cólicos

Todos estos problemas se suman o se alternan en los primeros meses de vida del pequeño interrumpiendo con brusquedad su sueño y dificultando que lo concilie, lo cual tiene consecuencias negativas directas en su bienestar y el de sus padres, que a no poder descansar le añaden la preocupación que sienten al no poder calmar a su hijo. 

Quizá no puedan acabar al 100% con estos episodios, pero lo que sí pueden hacer es intentar limitarlos muchísimo con un simple gesto: utilizar biberones anticólicos. En este sentido, los biberones anticólicos de Dr. Brown’s son los únicos clínicamente probados para reducir los cólicos. 

Biberón anticólicos de Dr Brown
Biberón anticólicos de Dr Brown

Gracias a su sistema completo de ventilación patentado que elimina el vacío y la formación de aire dentro del biberón, el biberón anticólicos Dr. Brown’s es una garantía para mitigar los gases, los cólicos y las regurgitaciones ya que elimina las burbujas de aire, que son una de las principales responsables de estos y otros problemas digestivos en los bebés. 

Esto lo consigue canalizando directamente el aire que entra por la rosca al fondo del recipiente a través del tubo de ventilación interna con el que está diseñado, evitando así que se mezcle en su interior con la leche, que fluye con la misma libertad con la que lo hace del pecho materno. De esta manera, el biberón anticólicos Dr. Brown’s reduce también tel riesgo de sufrir otitis en el oído medio y minimiza la oxidación de las vitaminas A, C y E de la leche.

Además, a esto se añade el diseño de su tetina, inspirado en la forma del pecho materno para evitar confusiones con el pezón en el pequeño, de ahí que sea una opción inmejorable para alimentar a bebés que siguen un plan de lactancia mixta. 

Todo ello tiene un impacto inmediato en el estado físico y de ánimo del bebé, que tiene mejores digestiones y una mejora sobresaliente en la calidad del sueño. No es casualidad, por lo tanto, que el biberón anticólicos de Dr. Brown’s sea el producto número 1 dentro de su categoría recomendado por los pediatras en Estados Unidos. 

Descubre más en www.drbrowns.es 

Vídeo de la semana