Patrocinado

Guía práctica: la alimentación de tu bebé durante su primer año

A partir de los 6 meses es necesario incluir en la dieta del bebé alimentos que complementen la lactancia exclusiva, para aportar suficiente cantidad de energía y nutrientes.

El calendario de la alimentación complementaria es una guía orientativa que apoya a los padres y madres en el ofrecimiento de nuevos alimentos para el bebé, que complementan la lactancia exclusiva, siempre siguiendo las recomendaciones que dé el pediatra.

Se aconseja que los alimentos se ofrezcan de forma progresiva, esperando unos días entre cada uno de ellos, sin forzarle, y dándole un margen de adaptación al bebé. La interacción con nuevos olores y sabores, y la aceptación del cambio entre unos y otros requiere repetidas ofertas. ¡La paciencia es una gran virtud! Piensa que es un mundo nuevo para él.

Los productos cárnicos de la gama BienStar, de ElPozo, son alimentos aptos para toda la familia ya que cuentan con una composición nutricional mejorada respecto a los embutidos tradicionales, lo que los hacen ideales para pequeños y adultos.

Son alimentos con contenido reducido en sal, en grasas y en grasas saturadas, sin lactosa y sin gluten, y su amplia variedad ofrece un gran abanico de posibilidades. El Jamón cocido Bajo en Grasa y Reducido en Sal y la Pechuga de pavo Sin Grasa y Reducida en Sal, por sus características nutricionales, se pueden comenzar a ofrecer a los bebés a partir de los 8 – 9 meses de edad, junto con la alimentación complementaria, siempre siguiendo las recomendaciones del pediatra.

Cuando cumple 1 año el bebé empieza a ser mayor y ya toma prácticamente los mismos alimentos que el resto de la familia. Es por eso, que siguiendo las recomendaciones del plato saludable (½ del plato de verduras y frutas, ¼ del plato de alimentos que aporten hidratos de carbono y ¼ del plato de alimentos que aporten proteínas) se puede enseñar al niño a alimentarse de forma saludable, igual que el resto de la familia, desde pequeño.

El plato saludable apuesta por la calidad de nutrientes en la dieta ya que ésta es fundamental en la prevención de enfermedades no transmisibles, como el sobrepeso o la obesidad, que cada vez son más frecuentes en nuestro país.

A partir de esta edad, la Mortadela, el Jamón de Pavo y el Chóped Bajos en Grasa, la Pechuga de Pavo y la de Pollo Sin Grasa y el Bacon de Pavo y el Espetec Reducidos en Grasa, pueden formar parte de la alimentación habitual, equilibrada y variada, por su perfil nutricional optimizado.