Agitación por amamantamiento

¿Has sentido alguna vez rechazo a dar el pecho a tu hijo? Tranquila, no estás sola

“Rechazo a dar el pecho”. Así podría definirse en líneas generales el término conocido como agitación por amamantamiento: un sentimiento que aparece en algunas madres en algún momento de la lactancia y que hace que el hecho de dar de mamar a su bebé les produzca rechazo.

agitación
Fuente: iStock

Estamos acostumbrados a ver la cara bonita de la maternidad. Tanto en nuestros allegados, como en las redes sociales. Pero, desde hace un tiempo, son muchas las mujeres que se han planteado a través de este último canal, hablar de los sentimientos ‘menos bonitos’ de la maternidad.

Todo aquello que parece ‘tabú’ porque no es positivo. Como el sentimiento de culpabilidad que puede invadir a algunas madres que sienten que su vida, en algunos aspectos, ha empeorado desde que llegó un hijo a su vida. O ese sentimiento de negatividad que envuelve a otras que quieren pasar un tiempo a solas, sin niños. O el agotamiento tras noches y noches sin dormir. O la falta de paciencia al ver que el peque no calma su llanto con nada que está en las manos de sus progenitores. Después de años llevando por dentro esos sentimientos menos dulces, por fin han salido a la luz y esto es, precisamente, una terapia de grupo para superarlos en compañía.

Pero, aparte de todos esos sentimientos negativos, existe uno que todavía causa un poco de pavor. Uno que tiene que ver con un tema bastante polémico: la lactancia materna. Y, en concreto, un sentimiento de rechazo hacia el bebé en algún momento de la lactancia o posteriormente que se conoce con el nombre de agitación por amamantamiento.

¿Qué es la agitación por amamantamiento?

“No es más que el rechazo que la madre puede sentir hacia su hijo mayor en alguno de los dos procesos (durante el segundo embarazo o durante la lactancia en tándem) y que consigue que no quiera a su hijo cerca, que se inquiete o se angustie cuando le pide el pecho, o que tengas ganas de apartarle del pecho”, nos contaba Alba Padró, cofundadora de LactApp, cuando le preguntábamos por este sentimiento en el momento de amamantar a dos hijos a la vez.

Aunque es un sentimiento que tiene más cabida en la lactancia en tándem, también es posible verlo en una lactancia individual y es igual de válido. “Suele producirse en madres con niños mayores de un año”, comentan varios profesionales en este artículo. Se trata de un impulso incontrolable, una sensación insoportable y muy desagradable de la que la madre necesita huir y dejar de notar. Va acompañada de grandes sentimientos de culpa y vergüenza“, aseguran.

Hormigueo, cosquilleo y nerviosismo

Los expertos aseguran que, aunque los sentimientos son bastante difíciles de expresar por las madres, muchas de ellas aseguran haber sentido calambres nerviosos, hormigueos que recorren el cuerpo y una sensación de la que se quiere huir de inmediato.

“No es un sentimiento racional, sino una sensación visceral que no se puede controlar. La razón de la mujer le lleva a querer continuar con la lactancia como hasta ahora, sin embargo, no puede olvidar ese malestar que le provoca dar la teta”, aseguran en la web de Asesoras de Lactancia.

¿Dónde reside el origen de este rechazo al bebé durante la lactancia?

“No se conocen las causas por las que se produce este rechazo y qué aspectos neurobiológicos pueden influir en su aparición”, explicaba Alba Padró. Eso sí, asegura que, de sentirlo, es mejor no callarlo y comentarlo con una experta en lactancia que ayude a ver qué caminos se pueden tomar.

También te puede interesar:
Marta Moreno

Marta Moreno

Como dijo Nelson Mandela “la educación es el arma más poderosa que existe para salvar el mundo”. ¿Qué tal si educamos desde el respeto, el amor y en familia?

Continúa leyendo