Refrescantes y deliciosos

4 Ideas de helados de frutas para bebés (y una quinta que te sorprenderá)

Compartimos algunas de las mejores ideas que puedes encontrar en Instagram para hacer helados rápidos y saludables para tu bebe.

El calor y los helados (aunque se derriten antes que en invierno) son dos conceptos inseparables. Los más aficionados dirán que no hay temporada para este alimento, pero es al final de la primavera cuando a la mayoría de los mortales, sobre todo a los niños, les entran unas ganas locas por refrescarse con ellos.

Pero, ¿y qué pasa con los más pequeños? Incluso las versiones más saludables de este producto son para mayores de un año porque es a esa edad cuando pueden empezar a tomar leche de vaca y sus derivados. Por este motivo, entre los 6 y los 12 meses de vida, lo tienen más complicado para descubrir los helados. Lo bueno es que el boom de la cocina saludable y de cuentas especializadas en alimentación infantil en Instagram nos ofrece soluciones que antes no podíamos imaginar. Simplemente, solo les ocurría a los más imaginativos o con conocimientos de cocina.

Ahora, simplemente con saber escoger qué cuentas seguir en la red social, puedes probar distintas combinaciones de helados para niños que sea saludables y, en muchos casos, aptos para mayores de 6 meses. Aquí tienes algunos ejemplos por si quieres probar en casa: 

Plátano y aguacate

Nati es la responsable de la cuenta de Instagram El bebé gourmet. En ella comparte recetas y tips de alimentación para peques. Un ejemplo es este helado de plátano y aguacate que además de estas dos frutas (el plátano, mejor que esté congelado), solo lleva un cuarto de taza de un líquido al gusto. En mayores de 12 meses puede ser leche de vaca y para menores de dicha edad, una bebida vegetal o incluso leche materna. También se puede añadir una pizca de cacao en polvo (a poder ser, sin azúcar). 

Mango y yogur

Este riquísimo helado, en su versión original, es apto para niños a partir de un año porque lleva leche de vaca, pero BLW, la app especializada en baby lead weaning que comparte la idea propone sustituir el yogur griego por yogur de soja natural sin azúcar. Además, si son para niños grandes, podéis añadir frutos secos machacados o crema de cacahuete, entre otros toppings. 

Leche materna

Esta es la sorpresa que escondíamos en el titular, ¡helados de leche materna! Puede que nunca hayas oído de ellos pero cada vez se recomiendan más por especialistas en pediatría y dentición. La clave es que los moldes estén bien esterilizados. Para hacerlos, como indica la pediatra Andrea Cardozo en su perfil de Instagram, “basta con extraerse la leche, colocarla en un molde para helados (o polos) y meterla en el congelador para que se endurezca hasta que adquiera consistencia de helado”. En el caso de que no tengas moldes, hazlo en una cubitera limpia y pon un palito cuando empiece a endurecer. Eso sí, vigila el uso del palito por parte del bebé y quítaselo cuando pueda ser peligroso. “Debes seguir todas las recomendaciones para una extracción segura y tener máximo cuidado con la higiene de los moldes. También recuerda que nunca debes volver a congelar la leche o el helado hecho con ella”, concluye la pediatra. 

Sandía

Pocas frutas apetecen más en verano que la sandía, especialmente cuando está bien fresquita. Los niños pequeños se la comen de maravilla (cuidado con los pipos), y es una fruta compatible con un helado saludable. Así lo demuestra esta receta de Xime Bruno en su cuenta de Instagram, It Baby Eat. “Básicamente, es licuar las frutas y rellenar los moldes! Para desmoldarlos conviene sacarlos 5 minutos antes y empujar desde el molde y no desde el palito así no se rompen”, dice. Para los de sandia, la corta en cubitos, quita las semillas que estén a la vista y licua la sandía antes de meterla en moldes y dejar que se hagan estos polos de sandía. 

Fresa y plátano

Con frutos rojos, que son variedades que congelan bastante bien, se pueden hacer helados deliciosos para niños a partir de 6 meses. Puedes añadirle plátano maduro, que también congela bien, y así obtener un sabor mítico, fresa-plátano, que es difícil que a alguien no le guste. Para hacer un helado así que sea apto para bebés, sigue los consejos de esta receta que adjuntamos a continuación. No necesita más que la fruta, ni siquiera bebida vegetal.

Rubén

Rubén García Díaz

Papá de dos niñas y periodista, la mejor combinación para que broten dudas, curiosidades, consejos efectivos (también otros que no lo son tanto) y experiencias satisfactorias que compartir en este espacio privilegiado para ello.

Continúa leyendo