Todo lo que necesitas saber

Infusiones y lactancia: ¿hay algunas recomendadas?

Aunque no dejan de ser remedios naturales cuyo impacto es reducido, sí pueden suponer una ayuda en un momento dado para que el organismo se recupere de alguno de los trastornos más típicos del posparto provocados por el cansancio, la mala alimentación o el estrés, entre otros motivos.

Durante la lactancia materna, el café es uno de los productos alimentarios que se debe limitar todo lo posible, tal y como ocurre durante el embarazo. Las muy cafeteras lo hacen muy a pesar hasta tomarse como mucho uno al día, y buscan alternativas que otras muchas mujeres toman de forma habitual: las infusiones, que también deben tomarse con responsabilidad y sin abusar de ellas.  Además, no todas las infusiones son recomendables durante este período porque algunas de estas bebidas fabricadas a partir de plantas pueden pasar a la leche, cambiando su sabor y provocando por lo tanto que el bebé la rechace. 

Ante cualquier duda concreta sobre un té y su compatibilidad o no con la lactancia, lo recomendable es consultar al especialista médico, que puede ser perfectamente la matrona, para que te dé una opinión cualificada sobre ese producto en concreto, no vaya a ser que le genere dudas o tenga la certeza de que tendrá un impacto negativo en la alimentación del bebé por el hecho de que afecte de alguna forma a la leche materna

Dicho esto, a grandes rasgos, podemos ponerte en la pista de algunas infusiones que no afectarán a la leche, ni en sabor ni en cantidad, por lo que puedes consumirlas, de forma responsable y controlada, durante la lactancia. 

En qué pueden ayudarte

Dependiendo de cuál sea tu objetivo, será más interesante optar por una u otra planta: para el cansancio, por ejemplo, las infusiones de romero y de salvia son un aporte interesante para ayudarte a sobrellevarlo mejor. Dentro de las relajantes, plantas como el lúpulo, la valeriana o la melissa contienen propiedades que pueden colaborar con la mamá a rebajar la tensión acumulada en esto momento de su vida tan bonito como agotador. 

Por otro lado, aunque no existe evidencia científica al respecto, hay quien considera que las infusiones de hinojo o de anís verde ayudan a mejorar la producción natural de leche. En la misma ocurre con las de jengibre, cola de caballo o té verde a la hora de perder peso, si bien no hay nada como comer de forma saludable y variada y recuperar poco a poco la actividad física tras el puerperio para alcanzar este objetivo.

Por último, sí que son más eficaces las infusiones para ayudar al organismo a hacer mejores digestiones, otra posible consecuencia de los nervios y el cansancio típicos del posparto. Si es tu caso y quieres probar algún remedio natural, el regaliz y la flor de manzanilla son dos opciones interesantes que puedes probar.

Continúa leyendo